La inhabilidad de Wong no es un cuento chino (II)

Yolanda «China» Wong con el concejal Rodrigo «Champe Reyes», el rey de las OPS. La fuerza de la inhabilidad.

El régimen de inhabilidades e incompatibilidades que se le debe aplicar a Yolanda Wong es el artículo 38 de la ley 617 de 2000. El tiempo que transcurrió entre su retiro como alcaldesa y su inscripción como candidata a la alcaldía es de 10 meses y 12 días. Su inhabilidad puya el ojo. Por tanto, la inhabilidad de Wong no es un cuento chino.

El enfoque de la inhabilidad de Yolanda Wong parte de que fue alcaldesa encargada dentro de los 12 meses antes de la inscripción y no del día de las elecciones. Si ella hubiese sido nada más Secretaria del Interior, su inhabilidad hubiese sido discutible, como lo fue el caso de Quinto. Pero el caso de Wong es tan claro que realmente puya al ojo.

Advertencia

Cuando advertimos de la inhabilidad de Antonio Quinto Guerra, algunos parientes se fueron lanza en ristre contra mí. No me escucharon. No tenía nada personal contra Quinto. En los diferentes artículos que publiqué insistí de su inhabilidad hasta cuando fue elegido alcalde. Y no escribí más nada sobre el caso hasta cuando el Tribunal Administrativo de Bolívar se pronunció y lo suspendió.

De la misma manera publicaré varios artículos bien documentados sobre la inhabilidad de Yolanda Wong. Si me quieren oir que me oigan. Pero Cartagena no merece ser sometida, por segunda vez, a una suerte de incertidumbre como cuando Quinto Guerra, quien no alcanzó a ser alcalde sino 14 días efectivos. Cartagena se merece otra suerte, y depende de sus electores.

Le puede interesar: Wong, ¡sí está inhabilitada!

Escuche procurador

Al oído del procurador Fernando Carrillo. Yolanda Wong se retiró como alcaldesa encargada de Cartagena el día que Pedrito Pereira se posesionó como alcalde designado por el presidente Iván Duque mediante decreto 1790 del 19 de septiembre de 2018.

Yolanda Wong fue designada alcaldesa encargada por el presidente Juan Manuel Santos a través del decreto 949 del 3 de junio de 2018. O sea que la Wong duró tres meses y 16 días en reemplazo de Antonio Quinto Guerra.

El Consejo de Estado establece una metodología para verificar la inhabilidad de un servidor público. Señala que se debe tener en cuenta dos extremos del tiempo. Uno que indica el inicio y el otro que marca el final. Pero es la misma Corte Constitucional la que cierra el caso de las inhabilidades con su jurisprudencia.

«Así las cosas, la Corte no solo mantuvo incólume la postura adoptada por la Sección Primera del Consejo de Estado en la que se determinó que el extremo temporal final de la inhabilidad era el de la inscripción, sino que además avaló dicha tesis al sostener que la prohibición implicaba que “quien hubiese ejercido como gobernador (o alcalde, que es nuestro caso) y se inscriba como candidato a cualquier cargo o corporación de elección popular dentro de los doce (12) meses siguientes a la cesación de sus funciones, incurre en causal de inhabilidad”.

Sentencia SU-515 de 2013

Le puede interesar: Mala comprensión lectora del «amante bandido» de la exalcaldesa Yolanda Wong.

No es un cuento chino

La inhabilidad de Wong es diciente. No es un cuento chino. Las inhabilidades e incompatibilidades para la gobernación como para la alcaldía son iguales. La fecha que mata la aspiración de Yolanda es el extremo final temporal, la fecha de inscripción: 26 de julio de 2019. Si fuera la fecha de elección, 27 de octubre de 2019, su aspiración quedaría incólume.

La fecha que debemos tener en cuenta, y que se constituye en un extremo inicial del tiempo para establecer su inhabilidad, es el 19 de septiembre de 2018. En este día Pedrito Pereira se posesiona como alcalde encargado, y cesa sus funciones como alcaldesa encargada la protagonista de nuestra historia, Yolanda Wong.

El otro extremo del tiempo para establecer la inhabilidad, es el 26 de julio de 2019, día en que se inscribió como candidata a la alcaldía de Cartagena.

Se les fueron las luces a la China

Yolanda Wong es una prestante abogada especializada. Y tiene muy buenos amigos abogados. ¿Por qué se les fueron las luces? A veces el afán de amasar fortuna ciega a los seres humanos. Cuando se creyó que se le apareció la virgen con la encargatura, en realidad lo que se le apareció fue el abismo. Hoy está a punto de caer.

En aquella oportunidad dije que la popular China se podía quedar hasta diciembre de 2019, si así lo quería. Y lo hubiera conseguido con la ayuda de los exsenadores Juancho García y Javier Cáceres Leal, amigos de Álvaro Uribe y socios directos de la Wong.

Aunque una fuente cercana me manifiesta que Juancho García está molesto con la China porque ella sacó las uñas más largas que él en los negocios que gravitaron sobre Edurbe. Pero Wong quería asegurar la financiación de su campaña a la alcaldía, y los dos se necesitaban mutuamente.

Es decir, era un maridaje por conveniencia. El compromiso era que Juancho le consiguiera el aval con el partido de la U, ya que ella logró elegir a Alonso del Río a la Cámara y a su hijo Andrés Felipe al senado. Los negocios de la China son complejos y cuenta con un respaldo también complicado. Eso no le gusta mucho a Juancho pero ambos se atraen, porque tienen lugares comunes y, repito, se necesitan.

Cuando se le apareció la virgen

A Yolanda Wong se le apareció la virgen con la encargatura de la alcaldía. Juancho García y Sergio Londoño le hicieron el milagro. Ellos la recomendaron ante el presidente Santos.

¿Y cómo consiguió el apoyo de Sergio Londoño? Ella le daba afecto -cierto o fingido- a Sergio en los momentos difíciles de la alcaldía. Sobre todo en aquel difícil momento que atravesaba Londoño Zurek a quien nadie le paraba bola como alcalde encargado, y el procurador Fernando Carrillo le había jalado las orejas, por lo cual lanzó su célebre frase:

«¡Se van a joder!»

Definitivamente a la China Wong no la salva ni Mandrake. Votar por Wong es botar el voto. Su inhabilidad no es un cuento chino, es tan evidente que puya al ojo. ¿Pero le puyarán el ojo a los cartageneros por segunda vez? Señor procurador Fernando Carrillo, ¡usted tiene la palabra!

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.