Lucio Torres en el corazón de Bazurto: ¡»una papa caliente»!

Interactuar con la gente de Bazurto es una gran enseñanza para un mandatario que quiere transformar a Cartagena.

Es domingo por la mañana. El corazón de Bazurto presenta el panorama normal de un mercado de plaza que refleja los grandes problemas de la ciudad: caos, desaseo, aguas putrefactas, prostitución, marginalidad, adicciones, ilegalidad, corrupción. Al mismo tiempo, Bazurto es una oportunidad para el rebusque, la sobrevivencia y la construcción de sueños frustrados.

Llegar al corazón de Bazurto es encontrarse con la Cartagena marginal donde convive la riqueza con la extrema pobreza, el amor con el odio, la transparencia con la corrupción, la legalidad con la ilegalidad. Pero no existe autoridad. Es la verdad.

Bazurto es una oportunidad

Bazurto es una oportunidad para todos y todas. Está la madre soltera que se gana la vida vendiendo verduras, frutas, pescado o cualquier producto que necesitamos para vivir. El joven que le transporta a los compradores sus mercancías. El pintor que colorea los avisos de los comerciantes.

Bazurto es un escenario variopinto. Nos encontramos con el músico frustrado que se refugió en el alcohol o en la droga. El empresario que amasa alta cantidad de efectivo y que puede ganar como cualquier gran empresario de la ciudad.

Le puede interesar: «Bazurto» y la contracultura

Conquista y colonización mafiosa

La mafia en el mercado de Bazurto existe, tanto como en Cartagena. Hace 12 años, en nuestra actividad periodística de Vox Populi Radio Vigía, denunciamos el dominio que el paramilitarismo ejerció en Bazurto en diferentes áreas, como el plátano, las carnes y el control de los camiones.

Le puede interesar: ¿Quién salvará a Javier Cáceres?

El Distrito de Cartagena es algo extraño en la plaza de mercado. No existe. Los alcaldes se hacen de la vista gorda, y miran hacia un lado. Un ejemplo de esta aseveración es que nadie se ha ocupado de su traslado. ¡Es una papa caliente! A los alcaldes y alcaldesas que han pasado en este período les ha hecho falta valentía para asumir una decisión pertinente y cumplir con la sentencia del Tribunal Administrativo de Bolívar sobre la acción popular que ordena su traslado y reubicación.

«Picante para los corruptos», me dice el amigo Rafael del mercado de Bazurto.

Los homicidios que se produjeron en el lapso que duró la conquista y colonización de los paramilitares de «Juancho Dique» están en la más completa impunidad. Y esas muertes pareciera que no tuvieran dolientes. No ha habido justicia, de acuerdo al informe de la Defensoría del Pueblo.

En fin, Bazurto es el vivo retrato de Cartagena. No tiene dirección. Es como si fuera una barca a la deriva. Sin timonel. Sin Motor. Funciona por inercia. Nadie respeta nada. No hay cultura urbana. El medioambiente es una podredumbre como la clase política que dirige nuestra amada Cartagena. Las jornadas de limpieza son como perfumar un trozo de carne podrida. Al día siguiente, Bazurto sigue en la inmundicia.

Lo peor es que nos acostumbramos a este caos y estado de cosas inconstitucionales. Pareciera que todo es normal. Que no podría haber arreglo a los problemas y nos entregamos al caos y a la misma podredumbre. Quedamos abrazados a la desesperanza.

Orden en Bazurto

Si, orden, autoridad y toma de decisiones es lo que necesita ahora mismo Bazurto. ¡Lo necesita Cartagena! Como alcalde le pondré orden a este caos. Al día siguiente de mi posesión le notificaré a todos y todas que el mercado de Bazurto se trasladará en un período prudencial que me permita actualizar los estudios con el fin de cumplir la sentencia judicial.

Se respetará el debido proceso, especialmente de los más débiles de Bazurto, que son los vendedores al menudeo, los que se rebuscan día a día. Seremos lo más transparentes en este proceso para no excluir a aquellos que tienen el derecho. Habrá autoridad. Evitaremos que se cuelen personas que no tengan derechos. La viveza no la aceptaremos.

En el sitio de Bazurto edificaremos un complejo habitacional para la clase media, se creará el supermercado más grande de la ciudad con una alianza publico privada donde participen los vendedores que se reubicarán. Construiremos zonas verdes, espacios lúdicos, bibliotecas, muelles turísticos en la bahía de Las Quintas. Este cuerpo de agua será intervenido integralmente para su recuperación ambiental.

¿Se puede transformar Bazurto? Claro que sí se puede. Como alcalde cumpliré este compromiso. Debemos pensar siempre en grande.

Nota

Acompáñame por la Tercera Independencia de Cartagena
¡Inscribete aqui! y búscate 11 más que voten #LucioTorresMiAlcalde. Ni una más.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.