El relleno Sin Pensar, duro golpe a Bioger, de Hilsaca (I)

Lucy Verbel, representante de Serviaseo.

En la historia bíblica, el gigante Goliat fue derrotado por David con una honda. De la misma manera, la pequeña Serviaseo le ganó de mano a la gigante Bioger, la empresa insignia de Alfonso Hilsaca y logró permiso de Cardique para construir el relleno sanitario Sin pensar de El Carmen de Bolívar.

Nadie creyó que Hilsaca fuera derrotado en el mismo seno de Cardique, porque es evidente su influencia en esa corporación. Pero también nadie pensó en el gran proyecto del relleno sanitario Sin Pensar sino la pequeña empresa que nació cuando extrabajadores decidieron utilizar el dinero de su liquidación para entrar en el mundo de los negocios. Hoy, Serviaseo S.A E.SP. le presta el servicio a 10 municipios de Sucre, Bolívar y Magdalena.

Para comprender lo que sucede detrás del gran negocio de los residuos sólidos en Bolívar y Cesar, es necesario saber quiénes están detrás y cuáles son los filisteos con su jefe Goliat. Si es un gran negocio en las grandes ciudades ¿cómo es en pequeños centros urbanos?

Pero existen preguntas que podemos hacernos para abordar este tema que parece sencillo, pero no lo es. ¿Por qué razón Cardique aprobó la licencia del relleno sanitario Sin Pensar, de la empresa Serviaseo, que tiene su matriz en Corozal? ¿Por qué Alfonso Hilsaca se molestó con Olaf Puello, el que fuera gerente de la esa entidad, al saber que la pequeña empresa había obtenido la licencia ambiental? ¿Qué interés tienen los Hilsaca para revocar la licencia de Sin Pensar? ¿Esta licencia se concedió en derecho guardando los requisitos de ley?

La historia del relleno Sin Pensar

Desde 2009 la empresa SERVIASEO S.A E.S.P viene prestando continua e ininterrumpidamente el servicio público de aseo en el El Carmen de Bolívar. Bajo la modalidad de libre competencia participa en los componentes de recolección, transporte y disposición final de residuos sólidos ordinarios, así como barrido y limpieza de vías y áreas públicas.

La disposición final de los residuos la tienen en el relleno sanitario “La Candelaria” de Corozal, Sucre. Debido a la creciente demanda en la producción de residuos y a la proliferación de botaderos de basuras a cielo abierto en la subregión, Serviaseo decidió iniciar el proyecto del relleno sanitario “Sin Pensar”. Obtuvo la licencia mediante Resolución N° 1452 del 05 de octubre de 2016.

El relleno tiene un área de 67 hectáreas a 12.5 kilómetros del vértice del municipio de El Carmen de Bolívar, sobre la margen izquierda de la vía El Carmen –Zambrano. Tendrá una duración de 20 años y recibirá 70 toneladas diarias, durante los primeros años de operación.

La alcaldía se contradice

Como lo registramos en un trabajo anterior, la obtención de la licencia ambiental no fue pacífica. El secretario de Planeación de El Carmen de Bolívar de aquella época (2013), Julio César Ortega Pérez, certifica que los terrenos escogidos son aptos para la construcción del relleno, ya que se encuentran dentro del perímetro rural del mapa No 13 de Zonificación del Uso del Suelo Rural, bajo los siguientes límites: Sur, entrada por El Carmen de Bolívar-Zambrano; Norte, límites con el arroyo Alférez; oeste, finca Mandatú.

Mientras tanto, ante la insistencia de Cardique, el alcalde Rafael Gallo Paredes emitió un certificado contradiciendo la certificación del secretario de Planeación anterior. Pero el titular de esta dependencia de la administración de Gallo, Richard Gianni Sierra, había ratificado la certificación de su antecesor.

Te puede interesar: ¿Por qué se torció Ollaf?

Parálisis del relleno

Publicamos varios artículo sobre el proceso de construcción del relleno. En aquella época no entendíamos las contradicciones de Cardique, el ente ambiental encargado de entregar la licencia ambiental. Al principio Cardique le negó la licencia, pero Serviaseo corrigió todo lo pertinente y finalmente la concedieron.

El 2 de abril de 2018 la  Organización para la Defensa de los Derechos de los Ciudadanos, -ODDC-, representada por Blanca Victoria Sabagg, le solicitó a la procuradora Judicial Ambiental y Agraria de Bolívar, Mayerly Chamorro, su intervención ante Cardique.

Tanto la ODDC y la procuradora agraria solicitan a Cardique la revocatoria de dicha licencia. Mediante las resoluciones 0471, 0472 del 17 de abril de 2018 y 1306 del 27 de septiembre de 2018, Cardique brinda respuesta a las solicitudes negando la revocatoria.

Finalmente se presenta una Acción Popular solicitando medida provisional de la suspensión de las obras de construcción del relleno. La medida fue concedida sin hacer una inspección judicial en terreno a fin de establecer si estaba o no cumpliendo con la norma de construcción. Por esta razón la construcción del relleno está paralizada. Esto podría acarrear daños ambientales y salúbricos a la misma ciudadanía que debe soportar las consecuencias de los botaderos satélites.

¿Es conveniente el relleno Sin Pensar?

El Carmen y los Montes de María necesitan un relleno sanitario que reúna las condiciones de ley y satisfaga las necesidades en la subregión. Lucy Verbel, representante legal de Serviaseo, nos envío una carta de aclaración sobre lo publicado en este medio. Las aclaraciones de la gerente son las siguientes:

  1. El relleno Sin Pensar cumplió todas las normas establecidas, especialmente el decreto 838 de 2005 y el Plan Básico de Ordenamiento Territorial-PBOT.
  2. El artículo 564 del PBOT autoriza construir el relleno en cualquier zona rural cumpliendo con el decreto 838 de 2005, norma que regula la construcción de esta disposición final de residuos.
  3. No está prohibido construir el relleno sanitario en tierras productivas.

Finalmente, expresa la gerente Lucy Verbel, que no existen razones valederas para que Cardique revoque dicha licencia, ya que no se está afectando el medio ambiente ni tampoco la fauna. El relleno está en la etapa de construcción. Su parálisis afecta la expectativa de la comunidad que amerita urgentemente esa obra.

Goliat hace y deshace

En la región la competencia del relleno sanitario Sin Pensar es el relleno de San Jacinto, administrado por Bioger Colombia S.A. E.S.P. de la familia Hilsaca. Este relleno sí afecta el entorno ambiental y viola las principales normas y jamás ha recibido una sanción de parte de la misma procuradora agraria, Mayerly Chamarro ni de Cardique.

Las denuncias de Rafael Martínez Caro, secretario técnico del Sistema Local de Áreas Protegidas (Silap) de San Jacinto, cayeron como caen las semillas en tierra mala. Mayerly Chamorro se cayó y calló. Cardique se mantiene en medio de un silencio sepulcral. Y ahora más, cuando a 8 de sus funcionarios se les confirmó la detención preventiva dentro del proceso de corrupción que se le sigue.

¿Sospechosa la actuación de Chamorro? ¿Contradictoria la actuación de Cardique? ¿Selectiva su justicia? ¿Qué nexos tiene Mayerly Chamorro con el «Turco» Hilsaca? ¿Cómo ha sido su actuación en los diferentes conflictos jurídicos donde Hilsaca ha participado como parte? Vale la pena ahondar en esta investigación.

El municipio financió los $2 mil millones para la construcción del relleno sanitario de San Jacinto. Luego se lo entregó a Bioger mediante el contrato de colaboración empresarial No. 002 de 2012 y tiene una duración de 20 años. Pero en realidad no han cumplido el objeto del contrato, pese a las diferentes quejas que los organismos de control han recibido. Estos se han hecho de la vista gorda. ¿Será porque en Bioger está el poderoso empresario Alfonso Hilsaca?

Si el relleno de San Jacinto se concibió para ese municipio ¿por qué ha de recibir los residuos sólidos de Turbaco y de otros municipios del norte de Bolívar, tal como lo pudo establecer la misma Autoridad Nacional de Licencias Ambientales-ANLA? ¿Acaso no se le está dando una destinación diferente al objeto social del contrato No 002 de 2012?

La verdad sea dicha. El empresario más interesado que se paralicen las obras del relleno Sin Pensar es Alfonso Hilsaca, mayor accionista de Bioger, la competencia de Serviaseo. En San Jacinto se construye un relleno sanitario que, al decir de la misma comunidad, no reúne los mínimos requisitos del decreto 838 de 2005.

Próxima entrega: El monopolio de Bioger contra Serviaseo por el control del mercado.

Lucy Verbel, gerente de Serviaseo, con el relleno sanitario Sin Pensar, le asestó duro golpe al goliat Bioger del «Turco» Hilsaca.
Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.