Del luto al blanco, Adelina tiró la toalla, porque no hay garantías


Sentido pésame para adelina. Su candidatura ha muerto. Que descanse en la paz del voto en blanco.

Del luto al blanco fue el salto de Adelina. Cuando se inscribió a la alcaldía de Cartagena, se vistió de viuda negra. Ahora que tiró la toalla en esta pelea electoral, se viste de blanco. Es una salida decente, porque el blanco seguramente será la segunda votación después de William García Tirado, quien aparece indestronable.

Adelina hizo todos los esfuerzos por conseguir el apoyo de Colombia Humana y de la UP, pero tal apoyo nunca apareció. Las bases de los dos movimientos la ningunearon y se rebelaron contra la voluntad de Gustavo Petro, quien le alzó los brazos a Adelina sin consultar con la gente de Cartagena.

La decisión de Gustavo Petro de impulsar a Adelina como su candidata, fue duramente criticada por las bases de Colombia Humana y UP.

Algunos consideraron que la decisión de Petro fue un taco de dinamita que hizo explotar la unidad de la izquierda y centro izquierda. Fue el momento en que se esperaba que el líder de Colombia Humana llegara a esta ciudad para capitalizar los 174 mil votos de las pasadas elecciones presidenciales, y se lograra una candidatura de consenso y democrática.

La candidata de Colombia Humana – UP no levantó cabeza. No pudo liderar la unidad y tampoco concitó el favor de las comunidades. La dejaron sola. Fuí el único que le llegó a una reunión convocada por ella, luego de ser presentada por Petro.

¿Por qué no se unieron?

Más allá de los egos, la principal causa de la desunión es la falta de una dirección política que consulte los intereses colectivos de la ciudad. Tanto la UP, Colombia Humana, Alianza Verde, Polo Democrático y Mais respondieron a los deseos de algunos de sus líderes de Bogotá. Desconocieron la realidad y la voluntad de las bases locales.

Te puede interesar: El pequeño malandrín

Por otra parte, no hubo la gallardía de definir reglas claras para la unión. En la primera reunión del mes de mayo donde participé les propuse tres puntos para una candidatura de consenso:

  • Definir una propuesta programática de tres puntos.
  • Concretar una metodología de unidad con dos o tres foros
  • Escoger el candidato a través de una encuesta.

Nadie la rechazó. Pero de facto, ninguno de los partidos fue capaz de ser consecuente con los anhelos del pueblo cartagenero de salir de la olla. La debilidad de los movimientos es manifiesta.

Adelina, del luto al blanco

Adelina se fue más con pena que con gloria. Del luto al blanco fue un salto opuesto. Negro cerrado fue la vestimenta de Adelina Covo en el momento de su inscripción el pasado 26 de julio. Ahora se viste de blanco. Llama a votar en blanco. Es una opción valedera. Los candidatos de la izquierda, centro izquierda y alternativos no han hecho nada por la unidad. No merecen el respaldo del pueblo cartagenero que esperaba más de ellos

El voto en blanco cada día está creciendo. Seguramente será el segundo en votación, ya que el discurso anticorrupción de William Dau quedó al descubierto. Se demostró su verdadera catadura. Cartagena no soporta improvisación. Quiere nuevos liderazgos con sentido social y de alternatividad. No locuras.

Como están las cosas, los candidatos de izquierda, centro izquierda y alternativos lucharán por alcanzar a Yolanda Wong para disputarle el derecho de ser concejal de oposición. Pero no se les ve bien. El pollo de Jorge Enrique Robledo en Cartagena, Nabil Báladi, todavía no ha empollado. Pero puede tener una votación significativa en comparación con los otros candidatos. Recordemos que el Polo tiene una influencia en los sindicatos de la ciudad.

Por tanto, Adelina se va, se fue. Sus fieles seguidores quedaron huérfanos. Su candidatura murió. Petro no vino a revivirla con respiración boca a boca. Del luto al blanco. El voto en blanco es una opción válida. ¿Renunciarán todos los alternativos en son de protesta? ¿Se le medirán al blanco? Es mejor votar en blanco que improvisar con fachadas falsas.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.