¡Los antisociales no pasarán ni me silenciarán!

¡Cartagena, vamos pa’lante!

Mi cuenta de facebook fue atacada. Por seguridad, está bloqueada preventivamente desde el 18 de octubre, a 9 días de las elecciones. ¡No van a silenciarme! Ni las amenazas de muerte, ni los hostigamiento judiciales, ni la campaña de desprestigio digital, ni los ataques de hackers, ni la intimidación directa. La verdad prevalecerá. ¡Los antisociales no pasarán!

Somos conscientes que a dos campañas electorales se les dañó sus jugosos negocios con los dineros públicos. Son decenas de miles de millones de pesos. A la campaña de Yolanda China Wong, quien inició pisando fuerte y sobrada en las encuestas, se frenó y cayó al tercer lugar, detrás del voto en blanco. Está inhabilitada aunque el CNE diga lo contrario. Y la del falso positivo anticorrupción William Turco Dau. ¡Es un farsante!

Los antisociales ¡no pasarán!

Se que algunos corruptos deben estar coléricos conmigo. Pero los que deben estar más cabrero son aquellos que llegaron en paracaídas vestidos de anticorrupción. Se les dañó el negocio con los fondos buitres. Pero ¡no pasarán ni me silenciaran!

Cabe señalar que el escuadrón de matones digitales del Turco Dau es más agresivo, ácido y hostil que los de la China Yolanda Wong y del pastor de las lucas Miguel Arrázola. Con perfiles falsos los seguidores de estas tres perlitas están desatando ataques digitales . Se aprovechan del anonimato de falsos perfiles en las redes sociales para destilar sus propias amarguras y frustraciones. ¿Un candidato incorruptible haría esto? Jamás.

No obstante, el mismo Turco Dau es agresivo en su vida virtual como en su vida social. Su sucia lengua refleja un complejo rasgo asociado a trastornos de la personalidad. Eso fue lo que le pasó con la estudiante de la Unibac que le hizo una sencilla pregunta en el debate de los candidatos a la alcaldía realizado en esa entidad universitaria. Entró a descalificarla e intimidarla. Demuestra que su postura anticorrupción es una farsa politiquera.

Amenazas de muerte

Cuando empecé mi trabajo periodístico sobre la inhabilidad de la China Wong recibí tres amenazas de muerte. El 8 de septiembre, antes de viajar a Bogotá para la primera audiencia del Consejo Nacional Electoral (CNE), presenté la denuncia ante la fiscalía.

Esas amenazas se acentuaron para intimidarme y silenciarme. Pero continúe con mi trabajo periodístico enfrentando esas dificultades. Mi labor social es abrirle los ojos a los cartageneros para que tomen decisiones inteligentes.

Los hackers del Buitre

El neurocientífico Facundo Manes, apoyándose en el psicólogo John Suler, describió acertadamente la conducta antisocial de los que se dedican a atacar bajo el anonimato en las redes sociales.

«Es lógico pensar que las personas que tienen tendencias antisociales en la vida real puedan mostrar un desprecio similar para otros en el mundo virtual».

Facundo Manes. El cerebro del futuro. Pág. 359.

Bajo falsos perfiles, los matones digitales del Turco Dau desataron una ácida campaña de desprestigio contra mi. Atacaron mi cuenta de Facebook para forzar un bloqueo de la misma, y así evitar que siga publicando en ella.

Aunque neutralizamos esos ataques, no podremos publicar desde Facebook hasta cuando esa entidad valide de que somos los legítimos poseedores de esa cuenta.

Una de las cosas que me endilgan es por qué razón no he publicado contra William García Tirado, el favorito de las encuestas, que triplica a la China Wong y cuadriplica al Turco Dau. No se preocupen por García Tirado, ocúpense de sus respectivos candidatos. Sin embargo, la próxima semana le dedicaré un tiempo a García Tirado y al voto en blanco.

Ni las campañas digitales de desprestigio. Ni las amenazas de muerte. Ni los matones online detendrán mi trabajo. Es mi deber develar lo que está escondido detrás de cada campaña electoral y quitarle la careta. ¡Duelale a quien le duela!

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.