«Turco» Dau, un buitre ronda a Cartagena (IV)

El Buitre espera con paciencia el 27 de octubre para llevarse el dinero de la corrupción. Si gana el «Turco» Dau, su candidato, recibiría una jugosa comisión de $150 mil millones.

El Turco Dau botó el chupo. Su escasa capacidad de controvertir argumentos y sustentar su discurso anticorrupción, hizo que su maquillaje se le corriera como si fuera un puto de baja estofa. Mostró lo que es: ¡un farsante! Es un buitre que ronda a Cartagena.

Un candidato a la alcaldía que quiere combatir el flagelo mayor de la administración pública, como es la corrupción, y sea incapaz de argumentar su propia propuesta, no merece el voto de gente inteligente. ¿Cómo así?

«Turco» Dau botó el chupo.

Frente al análisis titulado «El «Turco» Dau y Let´s Save Cartagena, instrumentos de los «Buitres» (III), donde se cuestiona su propuesta de hacer contrato con los fondos buitres para atacar la corrupción, el candidato se enredó. No supo explicar. Y en cambio, se refirió a este periodista en términos injuriosos y descalificativos:

«Me duele mucho ver que un periodista a quien tanto admiraba como activista anticorrupción terminó siendo tan rata, malandrín y mentiroso como las personas que antes controvertía. (…) Se inventa mentiras que saca de entre sus nalgas en un desesperado intento por enlodar mi buen nombre para impedir que yo sea el próximo alcalde de todos los cartageneros».  

Fue más elegante el «escribidor» Támara que el adalid de los buitres para responder. ¿Por qué me ataca mi integridad? ¿Por qué no hace una contra-argumentación de las denuncias que hice sobre su proyecto regeesivo de Let´s Save Cartagena? ¿Por qué no me respondió las preguntas que le hice?

¿Alguien le ha preguntado a William Dau si tiene cuenta bancaria en paraísos fiscales? ¿Qué destino y uso tiene sus cuentas bancarias en Estados Unidos? ¿Podría mostrar sus extractos bancarios ahora que es candidato?

«El «Turco» Dau y Let´s Save Cartagena, instrumentos de los «Buitres» (III)

Un buitre ronda a Cartagena

Frente a las preguntas que le hice públicamente al candidato «Turco» Dau, no he recibido respuesta. No ha tenido la decencia de explicarle a sus seguidores si tiene o no cuentas bancarias en paraísos fiscales. Y si el dinero que ha ganado en el exterior lo ha registrado ante la DIAN.

Silencio. Es el silencio del farsante cuando ha sido descubierto. Un farsante que se viste de anticorrupción. Es un buitre que ronda a Cartagena. Su propuesta es tan indecente que hace de la corrupción su propio negocio. No buen negocio para el Distrito de Cartagena. Negocio para el «Turco» Dau, pues se podría ganar en esta transacción la suma de $150 mil millones, siempre y cuando sea alcalde. Y así será más rico que el «Turco» Hilsaca o la Gata.

Dau tiene la misma motivación que el otro turco a quien ataca como parte de su estrategia de marketing político: el dinero. Así quedó desnudado con el artículo que analizó su propuesta anticorrupción. Y lo que es peor, se demostró que es un farsante al servicio de los fondos buitres que esperan hacer negocios con la desgracia cartagenera: la corrupción político-administrativa.

La falsedad del Turco

Lo único relevante que el «Turco» Dau dijo para controvertir el artículo periodístico sobre su innovadora propuesta, fue lo siguiente:

«Les aclaro en términos muy sencillos como funcionará el negocio (Sic) con los fondos de inversión conocidos como fondos buitres»

Pero no aclaró «cómo funcionará el negocio con los fondos buitres». Ojo, habló de negocios. Es decir, que convertirá la desgracia de esta mala práctica político-administrativa en un negocio para los fondos buitres y para él. Recordemos que estuvo como abogado de contrato para uno de esos fondos buitres. Ese buitre ronda a Cartagena.

Y a esos abogados, como el «Turco» Dau, que logran conseguir un contrato de compra de deuda para litigar, les pagan el 3% del valor total que la auditoria forense indica. En los debates de los candidatos a la alcaldía, el «Turco» Dau no dijo nada interesante, excepto sus palabrejas descalificativas como las que usó contra mí.

Debates mediocres

Si en los debates a la alcaldía la vedette era el «Turco» Dau, ¿te puedes imaginar su mediocridad?

En el reciente debate de Unibac, Dau dio tristeza. Una estudiante lo volvió trizas con una sola pregunta: «¿Usted habla de Nueva York pero de Cartagena no dice nada?» El Turco la descalificó y la señaló ser de otra campaña, como me señaló a mi por haberle quitado su careta de anticorrupción.

Por esa razón los debates políticos a la alcaldía de Cartagena fueron mediocres, falta de altura y en nada contribuyó para que el potencial electorado distinguiera las diferentes propuestas.

Un buitre ronda a Cartagena. Pero el buitre quedó al descubierto. Su careta se descorrió. Las personas inteligentes que pensaban votar por el pequeño malandrín tendrán que pensarlo. El voto en blanco puede ser una salida válida si no les gusta ninguno de los otros candidatos.

Compartir.

About Author

Lucio Torres, nació en Magangué se formó en Barranquilla. Pasó parte de su infancia en Cartagena, y retornó a esta ciudad en 2000. Siempre ha sido un emprendedor en las comunicaciones y, particularmente, en el periodismo. Cuando apenas iniciaba sus estudios en la Uniautónoma (1979) emprendió con Surcando el Espacio (Todelar Barranquilla). Luego trabajó en El Heraldo, Diario del Caribe, Radio Sutatentaza, Caracol, RCN y Olímpica. En Cartagena inició el proyecto Vox Populi en Todelar -2000.