Categorías
Reportajes

Lucio apoya un plan educativo para edificar a la niñez de Cartagena

Edificar a la niñez, es una de mis prioridades. Una de mis cuatro nietas, Cielo (7 años), estaba desayunando a las 6:30 de la mañana, pues a las 7:00 entraba a clases. Su mamá la apuraba para que comiera. Mi nieta le hizo una pregunta a mi hija, su madre, «¿qué es más importante la comida o la educación?» Mi hija le dijo que la comida. Mi nieta con mucha determinación le respondió:

«Mami, la educación es más importante, porque con la educación yo consigo trabajo, mucho dinero, consigo todo, todo».

Esa historia real de mi nieta la invoqué en la audiencia para discutir Plan Maestro de Educación de Cartagena (PME) convocada por el Concejo Distrital de Cartagena de Indias.

En la audiencia hice una exposición donde sustenté por qué es necesario un sistema educativo para edificar a la niñez que nos permitirá formar un ser humano integral. Pero ningún buen plan serviría si al frente se encuentra un alcalde o alcaldesa corrupta que se quede con el dinero de los más pobres.

En una de las intervenciones en el concejo sobre el Plan Maestro de Vivienda que junto con el Plan Maestro de Educación son prioridades para su gestión como próximo alcalde.

Todo quedaría en palabrería engañosa. No se trata solo del contenido sino de quién ejecutará el Plan. Un alcalde o alcaldesa de la línea tradicional, dilapidará todo el dinero que se le ponga. Se enriquecerá con los recursos destinados a los más pobres de la ciudad. Mi compromiso es edificar a niñez. No me robaré un solo peso y sabré invertir cada recurso en una educación pertinente, de calidad y alcanzaré la universalidad.

Categorías
Reportajes

«Soy un empresario exitoso, no un capo», Galo Viana, de Mutual Ser

Allí estaba Galo Viana Muñoz, sonriente y cordial, (creía que me podía espetar insultos por lo publicado anteriormente) sentado frente a mí, bajo el principio del equilibrio periodístico, dispuesto a ser escuchado para que las cuentas de la Matual Ser frente a la Ese de Maríalabaja queden claras, pero también para decirme tres cosas con las que finalizó la entrevista:

«Uno: A las cuentas de Galo Viana no ha llegado un solo peso, todo lo ha manejado la Mutual Ser. Dos: Los $16 mil millones fueron utilizados para pagar servicios de salud y lo puedo demostrar con facturas, con las Ips y los pacientes que fueron atendidos. Y tres: No soy un capo, soy un empresario exitoso, los capos son los mafiosos, y no soy ningún mafioso».

Jamás había conversado personalmente con Galo. Al hacerlo, me pareció una persona simpática, tolerante y con sentido de justicia social. Pero cuando la persona alcanza un alto liderazgo, pierde el contacto con las personas que son objeto de su servicio social y se remontan en una nube que la intríngulis de la alta gerencia le impide percibir las angustias del beneficiario de su liderazgo: El usuario común y corriente. Y mis escritos son concebidos para bajar de la nube a los líderes que ya no caminan sino que flotan. Y esta fue la verdadera intención de mi informe.

Aprovecho esta licencia —mi caro lector— para hacer el siguiente paréntesis aclaratorio.

Debido a mi estilo, utilizo frases, giros lingüísticos y palabras duras que no buscan insultar a nadie ni tampoco atentar contra el buen nombre de los protagonistas de mis historias; las cuales generalmente son conflictivas y me someten a difíciles pruebas que cualquier periodista no las podría soportar. Pero este estilo es parte de mi personalidad y de mi derecho fundamental a la libertad de expresión, respaldado por la jurisprudencia internacional de los derechos humanos y de la Corte Constitucional colombiana. En una oportunidad fui condenado en primera instancia por injuria al publicar (2006) varios informes en Vox Populi Radio sobre las andanzas non sancta de un presidente del congreso de la República, informe que titulé «El cazador cazado». El susodicho senador terminó preso (2011) por las mismas cosas que dije en ese informe, y yo fui absuelto por el Tribunal Superior de Cartagena, absolución confirmada por la Corte Suprema de Justicia en 2013. Esto lo digo, porque además de periodista, soy un investigador social y docente universitario de derechos humanos. Más que docente, soy un defensor de los derechos humanos, especialmente de los más desvalidos y desprotegidos por este Estado Social de Derecho, que de social, a veces, no tiene nada.

Ponerse del lado de los empobrecidos y desvalidos, es una tortura y una locura quijotesca; buscar la justicia social y resolver entuertos es un peligro de muerte en una sociedad intolerante, violenta y criminal como la colombiana. Advierto, la intolerancia y la criminalidad viene de los que detentan el poder político, económico y social. Y lo peor es que los que quisieron acabar con el sistema injusto, utilizaron el mismo método de los agresores: ¡La violencia selectiva e indiscriminada! En una sociedad cuando se mata por discrepancias de conceptos, es una sociedad criminal, bárbara y descompuesta como la sociedad colombiana, aunque nos duela hasta los tuétanos decirlo, pero es la verdad.

(Puedes leer el artículo referenciado: ¿Qué hizo Galo Viana con los $16 mil millones que no le giró a la Ese de Maria la Baja?)

Regreso a la historia y les agradezco esta dispensa que los decanos del periodismo no se atreven a recomendar.

Percibo que lo más hiriente del informe de investigación para el gerente general de Mutual Ser fue que dije:

«Galo Viana Muñoz es uno de los grandes capos de la salud del departamento de Bolívar».

¿Capo? Viene del latin caput, que quiere decir cabeza. Los italianos utilizan el vocablo para señalar como el líder de una organización. Por ejemplo, Nairo es el capo de la escuadra de Movistar. De igual manera, (conceptos.com) señala que la palabra se hizo famosa por la obra de El Padrino de Mario Puzo (1969) donde narra la vida de Vito Corleone, personaje ficticio que lo colocó como el capo de la mafia italiana. A partir de esta obra, la palabra capo se ha venido asociando a la mafia, como organización criminal que tuvo sus orígenes en Sicilia. El libro fue llevado al cine como El Padrino protagonizada por Marlon Brando.

Que yo sepa, Galo no es ningún capo de la mafia y nunca quise significar eso. En efecto, es un empresario exitoso que —desde principio de la década del 90— junto con otros jóvenes ambiciosos y soñadores forjaron una de las grandes empresas del sector solidario de la salud.

Si algo debemos reconocer de la empresa Mutual Ser Epss es que ha sido administrada impecablemente desde sus orígenes en los Montes de María (1994), y hoy se constituye en un modelo exitoso de economía solidaria del sector salud, como lo reconoció el Ministerio de Salud, y las distinciones recibidas de otras entidades públicas y privadas  por la administración de los recursos del régimen subsidiado.

¿Qué hizo la Mutual Ser con los otros $16 millones que no contrató con la Ese María la Baja?

Galo Viana, en un informe especial, manifiesta que en 2017 se atendieron  14.863 pacientes en clínicas y hospitales que no tienen sede en María La Baja con un costo de $ 8.769 millones de pesos.

SERVICIOS  NUMERO DE PACIENTES ATENDIDOS VALOR EN PESOS GASTADOS
HOSPITALIZACION                        531 $ $ 2,817,492,135
CIRUGIAS                        923 $ $ 1,623,428,052
AYUDAS DIAGNÓSTICAS Y MATERIALES MEDICO QUIRURGICOS                     6,008 $1,585,947,504
PACIENTES EN UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS                          56 $ 880,863,452
CONSULTAS con MÉDICOS ESPECIALISTAS                     4,858 $ 633,584,411
SERVICIO FARMACEUTICO                     2,215 $ 967,302,273
ATENCIÓN DOMICILIARIA                        119 $ 211,604,181
TRASLADOS de pacientes                          85 $ 40,713,397
OTROS SERVICIOS                          68 $ 8,489,713
TOTAL                  14,863 $ 8,769,425,117

De igual manera, dice el informe de la gerencia general de Mutual Ser, hay 3.874 pacientes de María La Baja que tienen una enfermedad crónica como la hipertensión, diabetes o hemofilia que requieren un servicio permanente para su afección y su atención costó en el año 2017 la suma de 4.705 millones de pesos.  Otros pacientes fueron atendidos en la ESE de María La Baja y demás IPS del municipio alas cuales se les pago la suma de 2.571 millones de pesos, señala el informe.

¿Por qué razón no se contrata con la Ese el 60%, como manda la ley?

Según Galo Viana, existen cuatro razones por las cuales no se contrató al hospital local de Maríalabaja:

  1. No tienen la capacidad operativa, ni tampoco para realizar las cirugías necesarias
  2. Sus indicadores de gestión no son adecuados, tal como lo establece la misma norma citada en el informe periodístico.
  3. Sus tarifas no son competitivas.
  4. No tienen una oferta de servicios que pueda atender las enfermedades que padecen los usuarios de Marialabaja.

También dijo que se puede contratar más servicios si su oferta es adecuada:

«Nuestra obligación es evaluar unos indicadores, por ejemplo, en 2016 y 2017 se pactaron planes de mejoramiento de indicadores, pero no hay una voluntad para mejorar el desempeño en la prestación de los servicios de salud». ¡Nunca cumplieron!»

Entramos en un círculo vicioso: No se contrata a la Ese Marialabaja porque no brinda garantías en la prestación de los servicios de salud, y no se mejora porque el el dinero que recibe es deficitario para mejorar la atención en salud.

¿Que hacer? ¿Liquidar la actual Ese y crear otra con un modelo de gestión donde participe el municipio y el sector privado?La respuesta no es fácil, pero la solución no es solo del alcalde municipal Carlos Coronel sino también de la Secretaría de Salud de Bolívar para que vigile y controle que las Ese de Bolívar sean mejor administradas y aspiren a que las Eps contraten el 60% de su oferta de servicios.

Categorías
Reportajes

Dos cartageneros buscan cupos en el senado: José Polo (No 24 Opción) y Horacio Correa, No 40 Verde

Hoy exploraremos la propuesta de dos cartageneros que aspiran llegar al Senado 2018. José Polo Puello, No 24 de Opción Ciudadana , y Horacio Correa Garrido, No 40 en el partido Alianza Verde.

José Polo Puello, No 24 Opción Ciudadana

José Polo Puello es abogado y pastor de Cartagena. Manifiesta que quiere ser senador para impulsar una gran reforma de la justicia, ya que carece de eficacia y celeridad lo que ha provocado una alta impunidad que llega al 95%. Polo Puello dice:

«Quiero una verdadera justicia; se reduzca la impunidad y un fácil acceso de las personas más necesitadas para ejercer sus derechos. Esto implica que debemos reformar el Código Penal y el Código de Procedimiento Penal.«

De igual manera —también manifiesta— que desde el Congreso de la República defenderá los derechos de la niñez y la adolescencia   colombiana, y para esto tiene un paquete de iniciativas que les favorecen. ¿Qué fuerza tiene Polo para alcanzar una curul? Fue la pregunta obligada que se le hizo:

«Soy pastor evangélico de un ministerio, soy vicepresidente de la Unión de Pastores Evangélicos de Colombia y soy presidente de un concilio que se llama Misioneras de Sión. Me apoyan las iglesias cristianas y otros sectores como taxistas de Bogotá, mototaxistas del país y tengo una receptividad de las comunidades que a diario se agrupan en este proyecto».

En este sentido observamos que el abogado cartagenero, (No 24 Opción Ciudadana), hace el siguiente llamado a sus potenciales electores:

«Invitamos a la gente para que desaprenda todas esas costumbres, esa tradición de clientelismo, para sacar adelante a Colombia, tomando buenas decisiones y debemos aprender a tomar buenas decisiones, como elegir a alguien que lo represente y que tenga principios fundamentales para que ejerza la política de una manera diferente».

José Polo Puello, hace parte de ese grupo de candidatos que tienen el deseo de representar a sus comunidades en el congreso apelando a la necesidad de cambiarles las costumbres a los ciudadanos que votan. En este caso, Polo recurre a su investidura de pastor para mostrar los principios cristianos en el ejercicio de la política.

Horacio Correa, No 40 Alianza Verde

Horacio Correa, juega de verde

En las elecciones pasadas, Horacio Correa Garrido debió renunciar como candidato al senado aduciendo amenazas de muerte. Un recordatorio fúnebre que le entregaron en su casa, decía:

“Hablen lo que quieran. Si no termina, la noche será eterna

Y allí terminaron las aspiraciones de este cartagenero nacido en Blas de Lezo. En esta oportunidad llegará al final y espera obtener una votación significativa que le permita ocupar una curul por la Alianza Verde, lista que encabeza el concejal de Bogotá, Antonio Sanguino.

«Soy un cartagenero nacido en las entrañas de esta ciudad, barrio Blas de Lezo, Conozco las profundas necesidades de nuestros barrios que junto a un equipo de amigos hemos emprendido un arduo camino para la construcción de un proyecto político electoral que pretende generar transformaciones  a la sociedad cartagenera, bolivarense y colombiana en lo refrente a la educación, a la vivienda digna, al trabajo digno, a la igualdad de las mujeres y a una Colombia más justa con el medio ambiente».

Correa Garrido sabe que obtener una curul no es una meta fácil, por eso dice que es una ruta para alcanzar la justicia social, una política económica y cultural que nuestro país necesita para una paz estable y duradera.

«Nuestro propósito es trabajar desde el Senado de la República para trabajar por las necesidades del pueblo colombiano, por lo cual necesitamos juntar voluntades de quienes creemos que la gente necesita una vida en condiciones de dignidad».

Al finalizar su participación en este foro, hace un llamado a la unión:

«Si todos y todas los ciudadanos honestos nos sumamos, derrotaremos la corrupción y podremos llegar al Senado de la República por el partido alianza Verde. Con un equipo y con una forma de hacer política diferente, construiremos la Colombia que nos merecemos».

Polo y Correa no la tienen segura en sus aspiraciones, pero es un ejercicio democrático para indicar que sí hay por quién votar en cualquiera de las listas que se presentan en esta coyuntura electoral.

Categorías
Reportajes

Gobernador ratifica su decisión de hacer realidad la sede del Sena en Magangué. Se contrataría en abril.

¡Dedo Arriba! Todos contentos cuando firmaron la carta de intención que le permitirá a Magangué tener una moderna sede del Sena (23 de marzo 2016). Gobernador Dumek Turbay (aparece firmando); Director Nacional del Sena, Alfonso Prada, el director seccional y el alcalde Pedro Alí.

Cuando el temor carcomía a varios sectores sociales e institucionales  de Magangué —incluso, la misma alcaldía— de que la sede del Sena no se pudiese construir, Vox Populi consultó al gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, quien afirmó que sí se va a realizar, y solo necesita los diseños para sentarse a firmar el convenio con el alcalde y el director del Sena y la obra se contrataría en abril. Esto dijo tajantemente:

«Quiero una infraestructura ideal para Magangué, una sede del Sena justa y decente, y para ello debo conocer las ofertas del diseño: área a construir y los espacios, cómo serían los recursos del Sena para el mantenimiento. La decisión es que el Sena Mgangué se va a realizar, eso es un hecho«.

En el viaje que hicimos a Magangué percibimos los temores de la comunidad, la Cámara de Comercio, la asociación de ediles del municipio y de ciertas personas pensantes en el desarrollo humano de la región del sur de Bolívar, especialmente de la Mojana, donde se necesita desarrollar el talento humano para impulsar el desarrollo de esa parte importante del departamento.

Fernando Vergara, presidente de la Asociación de Ediles de Magangué, manifestó:

«Estamos radicando un derecho de petición a la alcaldía, porque entendemos que el alcalde Pedro Alí Alí no ha presentado los diseños que el convenio había previsto, y que él promovió y dijo que era un sueño de los magangueleños. Este es el momento para que demuestre su buena voluntad de construir la sede del Sena de Magangué«.

Frente a esa situación, nos fuimos para donde el alcalde Pedro Alí, promotor de la Revolución del Concreto, y no solamente dijo que se mantiene en su intención de aportar su parte para la construcción de la sede, sino que expresó sus temores y dudas en la concreción del convenio que debe firmarse una vez se presenten los diseños:

«Tenemos el lote en el barrio Esmeralda y la plata para pagar los diseños que pueden estar por el orden de $300 millones. Pero yo debo tener garantías que el Sena asuma la dotación, por lo cual necesito la firma de un convenio para contratar los diseños. No puedo contratar esos diseños si se van a quedar abandonados en el tiempo, lo mejor es garantizarlo con un convenio firmado por las partes, la gobernación y el Sena. Yo no puedo dudar del gobernador que le ha dado tanto a Magangué, pero la ley es la ley, y para que haya tranquilidad jurídica de las partes lo mejor es que se firme el convenio. Es que hay un problema: viene un cambio en el gobierno nacional, y no sabremos quien va a ser el director nacional del Sena, ¿y qué tal si viene con una política distinta?»

El gobernador Dumek le despejó al alcalde Alí las dudas para la construcción de la sede del Sena Magangué.

¿Tiene temor de arriesgar el huevito de los diseños? El que no arriesga un huevo, no tiene un pollo. Alí respondió:

«Magangué es una ciudad que no maneja mucha plata. Son $300 millones en unos diseños es mucha plata para que nos dejen tirados dos o tres años. Hay que gastarlo con eficacia y eficiencia. Hay una escasez de plata».

Usted es empresario, yo soy empresario, yo arriesgaría y gestionaría de cualquier manera el proyecto…

«Aparte del riesgo, eso no se va a perder, pero la Contraloría de la República te exige eficacia en el gasto, y si yo contrato los diseños y si en un tiempo perentorio no se ha contratado la obra es un hallazgo (fiscal) contra mí. Es otro elemento que me pone a pensar.»

El gobernador Dumek solo espera los diseños, porque quiere una sede que satisfaga las expectativas de todos los sectores, una sede justa y decente. El SENA tiene programado ofrecer en Magangué formación profesional y complementaria en áreas de alto crecimiento económico en la región, tales como acuicultura, administración agropecuaria, transporte fluvial, reparación de embarcaciones en fibra de vidrio, mercadeo, electricidad, mecánica, entre otros. Es un convenio marco por $22.600 millones para construir un moderno Centro de Formación en Magangué que beneficiará anualmente a 2.390 jóvenes del municipio y del sur de Bolívar.

Desde que se lanzó la propuesta (23 de marzo de 2016), han pasado 20 meses, justamente el tiempo que se necesitaba para su construcción, es decir, que para este mes de marzo de 2018, se hubiese estado inaugurando la sede del Sena de Magangué. Los escollos han sido varios. El primer retraso fue el lote. La Universidad de Cartagena demoró para decidir la cesión del lote (seis meses), por lo cual el municipio se puso en la tarea de buscar una nueva área. Ésta se halló en el barrio Esmeralda que consta de 11.000 mts. cuadrado.

El gobernador llamó en mi presencia al alcalde de Magangué para ratificarle su voluntad de entregar los recursos de regalías para la construcción del Sena. Solo quiere tener los diseños, y si el alcalde los presenta en marzo, de inmediato se sientan los tres a firmar el convenio y en abril se iniciaría el proceso de contratación.

https://soundcloud.com/vox-populi-355055916/magangue-necesita-una-sede-del-sena-justa-y-decente-solo-espero-el-diseno-dumek-turbay

https://soundcloud.com/vox-populi-355055916/pido-garantias-para-contratar-los-disenos-de-la-sede-del-sena-en-magangue-ali

Categorías
Reportajes

¡Fo…! la Cardique de Olaf y del Innombrable está podrida; se habrían robado $144 mil millones.

El gerente de Cardique, Olaf Puello (camisa Roja) atento a una explicación de Omar Franco, director del Ideam, a los alcaldes. Cortesía Caracol.

¡Fo! Algo está podrido en la Coporación Autonóma del Canal del Dique—Cardique— de Olaf Puello, pupilo del Innombrable. La Contraloría General de la República (CGR), después de practicarle dos auditorías durante 2017, detectó 16 hallazgos fiscales, 23 hallazgos disciplinarios y 7 hallazgos penales con un presunto detrimento patrimonial de $23.467 millones en la sola contratación de la relimpia, ya que varias empresas fantasmas —bajo la modalidad denominada carrusel de la contratación— no ejecutaron los contratos, y la cifra podría llegar a más de $144 mil millones  en los últimos seis años.

Todo el mundo lo comentaba pasito en Cartagena y el norte de Bolívar, Cardique y el EPA fueron desangrados con el mismo modus operandi que ahora pone al descubierto la CGR. En este carrusel de la contratación pueden encontrarse hallazgos de tipo penal y disciplinarios, donde podrían ir a la cárcel no solo el gerente Olaf Puello, sino también sus asesores jurídicos, responsables administrativos y los representantes legales de las empresas fantasmas, y los autores intelectuales de este concierto para delinquir.

Por esa razón, la CGR invitó a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría General para que inicien sus respectivos procesos penales y disciplinarios contra los implicados. ¿Por qué ninguna de las instituciones no se habían atrevido meter sus narices en Cardique para detectar su fetidez? ¿Por qué los medios de prensa se han autocensurado para descubrir lo que todo se comenta en Cartagena y el norte de Bolívar?

De acuerdo al informe de auditoria, se encontraron 23 hallazgos disciplinarios y 7 hallazgos con incidencia penal, entre los cuales se encuentran contratos sin el lleno de los requisitos legales, detrimento patrimonial, y no ejecución de las obras contratadas. Estas graves irregularidades se detectaron especialmente en la contratación de obras civiles en caños, arroyos y reservorios en los entes territoriales de su jurisdicción, Cartagena, Turbaco, Arjona, María la Baja, Turbana, El Carmen de Bolívar, etc.

«La auditoría revisó también los contratos celebrados por esta Corporación para la recuperación y conservación del Parque Natural Distrital Ciénaga de la Virgen, en las 3 últimas vigencias fiscales, y determinó que la construcción de canales en concreto no se ha iniciado, no existen soportes que demuestren la realización de las obras contratadas, no se han aplicado los diseños acordados y las obras que se habrían realizado no cuentan con las pólizas de seguro necesarias para garantizar la calidad de las mismas».

Es decir, fue un asalto descarado de las arcas de Cardique. La CGR revisó el 80% de la contratación de Cardique para la protección de los recursos hídricos, y se encontró con todas esas irregularidades. Pero lo grave no solo es el detrimento patrimonial, o sea, el robo descarado de los recursos públicos, sino también el daño al sistema ambiental del norte de Bolívar, lo cual no se puede tasar en términos monetarios.

Comisión de la Fiscalía y de la Procuraduría

Los cartageneros debemos pagar la sobretasa ambiental al impuesto predial de Cartagena, dinero que va a parar al dueño de las empresas fantasmas que coloca testaferros como representantes legales. La CGR comprobó que los presuntos dueños de estas empresas no sabían dónde estaban parados, no tenían domicilio, puesto que las direcciones que aparecían en el certificado de la Cámara de Comercio de Cartagena no existían. Los representantes legales no supieron responder sobre las evidencias de la ejecución de los contratos, ni tampoco pudieron presentar los comprobantes de pago, ni tampoco justificaron los pagos recibidos. Los contratos carecían de pólizas, y no tenían soportes de ninguna clase. El topógrafo que usaban para todas esas maromas contractuales no tenía matricula profesional.

Como Cardique habia sido renuente a entregar la información solicitada, la CGR pidió una Comisión Especial de la Fiscalía General de la Nación (FGN) y de la Procuraduría General de la Nación (PGN), la cual acompañó las dos auditorias realizadas. La Fiscalía se llevó varios discos duros para su análisis criminológico, y la Procuraduría comprobó las irregularidades de tipo disciplinarios.

Los informes de auditoria van a ser socializados y se los presentarán al gerente de Cardique, Olaf Puello, quien permanece con una cámara de vigilancia en su despacho.

¿De quien es Cardique? ¿Adónde fueron a parar los $144 mil millones que desaparecieron en los últimos 6 años? ¿Qué responsabilidad tienen los 9 miembros de la junta directiva? ¿El fiscal Néstor Humberto Martínez y el procurador Fernando Carrillo llegarán hasta las últimas consecuencias para hacer un proceso de desinfección en Cardique y acabar con la pudrición?

¿Te atreves a opinar sobre este artículo?

DILE CLIC

Contraloría encontró carrusel de la contratación en CARDIQUE

 

Categorías
Reportajes

Yolanda Wong, ¿de la mamá de los pollitos a la mamá pegona?

Yolanda Wong, ¿la mamá de los pollitos o la mamá pegona?

¿Es Yolanda Wong, secretaria del Interior del Distrito de Cartagena, la mamá pegona o la mamá de los pollitos?

Querida Yolanda:

El decreto «Ley Sanahoria» (con S y no con Z, puesto que viene de sana, por ejemplo, una fruta sana), cuyo objetivo es evitar que menores de edad anden borrachos y drogados en establecimientos públicos o en la calle, había sido un rey de burlas en el Distrito de Cartagena de Indias. Como muchos otros decretos, los padres de familia se lo pasaban por la faja, y no había corresponsabilidad social para atender a sus propios hijos.

En el barrio Olaya de Cartagena, por ejemplo, a las 10 de la noche del viernes, le pregunta a algún padre de familia, cuyo hijo menor no se encuentra en el hogar, en dónde está, y no sabe responderte. Este padre desconoce la responsabilidad que tiene con su familia, y por esa razón existen familias disfuncionales. En este caso, los pelaos hacen lo que les da la gana, y pueden llegar a media noche a sus hogares borrachos o drogados, después de «dar serrucho», a la manera de la famosa champeta de Mr Black. ¿Quién tiene la culpa de que ese pelao sea un delincuente o una persona decente que se debe divertir sanamente y puede ir a una pelaoteca a bailar alegremente sin tomar alcohol o  cualquier sustancia psicoactiva? Y si los padres no cumplen, el Estado debe obligarlos. Se pueden divertir, pero eso sí, sin violar las reglas. ¿Qué hace un pelao después de las 10:00 de la noche en las calles o en una discoteca?

Mi querida Yolanda, no importa que ahora te digan la mamá pegona, lo que haces está respaldado por la constitución colombiana, la ley de infancia y adolescencia, y la visión que tiene el alcalde (e) Sergio Londoño Zurek. Si los padres de familia no le ponen contención a sus hijos, es deber del Estado garantizar su protección, incluso, contra su voluntad. El artículo 42 de la Constitución Nacional dice:

«La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla. El Estado y la sociedad garantizan la protección integral de la familia

¿Puede el Distrito obligar a los padres de familia cumplir con su deber? ¡Claro que sí! Es una obligación, y los funcionarios que tienen esa misión no pueden mirar a un lado cuando en una ciudad  vemos —a altas horas de la noche— pelaos en los buses, en Transcaribe, o en pelaotecas o chiquitecas. La ley es para cumplirla, si no la cumplen los padres, el Estado tiene que extender su brazo institucional y darle una pela a los padres que no le ponen orden a sus hogares. La ausencia de autoridad —que no se confunda con tiranía— crea el caos, la disfuncionalidad, la dispersión, y es caldo de cultivo para la descompsición y la pudrición social. Ojo, no es la causa, pero es como el abono a la tierra para que hoy nos veamos con grandes problemas como el embarazo adolescente, la adicción al alcohol y las drogas, la prostitución infantil, en fin, la disfunción familiar.

La autoridad familiar no es autoritarismo, es darle amor a los hijos, comprenderlos, interpretar bien sus señales. Que como padre o madre, entienda a tus hijos, pero con autoridad, con reglas que deben respetar y obedecer, por cuanto cuando sean mayores podrán respetar la constitución y la ley, y serán ciudadanos legales. Impónle reglas no tiranas a tus hijos, pero haz que las entiendan y las cumplan.

La seguridad ciudadana en la ciudad de la esperanza

¿Cómo puedo interpretar los operativos para hacer respetar el  Decreto número 0712 del 4 de junio de 2015 o “Ley Sanahoria”, —una de las pocas cosas buenas que nos dejó Dionisio Vélez cuando fue alcalde?

Yolanda Wong, me responde categóricamente:

«Hemos adoptado la estrategia de tomar a los menores para que los padres  cumplan con su deber de ser vigilantes con sus hijos, por cuanto el  Estado debe crear escenarios de seguridad como lo está haciendo la ciudad de la esperanza. Existe una corresponsabilidad en la construcción de la esperanza; si hay fallas desde la familia, el Estado debe intervenir. Por ejemplo, hemos lanzado alertas tempranas en dos operativos donde encontramos a muchos niños y niñas en estado de embriaguez. Esto no debe ser posible y hacemos un llamado a los padres para que sean responsables con sus hijos».

Y por esa razón, algunos han calificado a la secretaria del Interior del Distrito como la mamá pegona, la típica madre que anda con la chancleta en la mano para darle duro a sus hijos que no cumplen las reglas del hogar. No se trata de aplicar violencia cuando se imponen la reglas, pero es necesario que la autoridad se haga sentir cuando los hijos rompan esas reglas. Yo le llamaría que es una pedagogía del amor aplicada con persuasión y con autoridad, la cual no debe confundirse con la tiranía de algunos padres, cuyos hijos obedecen por miedo y no por amor. Haz que tus hijos te obedezcan por amor y no por temor

¿Cómo acabar el contexto de hostilidad de la familia?

Construir un hogar sano en medio de una ciudad que es hostil a la familia y a la niñez es muy difícil. Si los recursos dirigidos a la niñez (dinero del Programa de Alimentación Escolar, primera infancia, recreación infantil, etc.) se queda en los bolsillos de los financistas electorales y de los políticos financiados, ¿qué será de esos niños, cuyos padres son irresponsables?

«Los organismos de seguridad no son de terror, sino articuladores de la seguridad, debemos construir mentalmente en los ciudadanos que somos partícipes en la medida en que se respete las normas, responsable como mis deberes, y los derechos del otro. Hemos coordinado con los demás organismos estas acciones de protección, porque la seguridad se garantiza con la articulación de las instituciones. Por ejemplo, ayer llegamos a El Pozón, y a la 10:00 de la noche se estaba respetando el decreto del Distrito y vamos a tener éxito en esta actividad, llamando a la tolerancia  y a ser constructivos».

Cuando vivía en Barranquilla, una vez le ofrecí un correazo en las piernas a mi hijo menor, y le expliqué el porqué. Tenía 10 años, se había choreado (robado) un juguete del hijo de un amigo periodista que habíamos visitado, y le dije:

«¡Devuelva ese juguete y pídale perdón a su amiguito y también a los padres, y dígale que no lo va a volver hacer!«

Mi hijo lloró, pataleó, se tiró al suelo y luego se levantó, se sacudió y fue a donde mi colega Pacho Salcedo —quien era vecino mío— le entregó el juguete y le pidió perdón a su hijo. Eso le sirvió de lección para toda su vida.

Vuelvo a la pregunta inicial. ¿Es Yolanda Wong, secretaria del Interior la mamá pegona o la mamá de los pollitos? Ahora puedes responder esa pregunta con los elementos que he señalado en este artículo periodístico. Por mi parte, soy un padre con autoridad que nunca usé la violencia —excepto para usos pedagógicos—, y aunque mis hijos ya son mayores, creo saber qué están haciendo. Y lo que están haciendo no va contra la ley ni la constitución.

=======

Como padre o madre, ¿cuál es tu opinión? Deja un comentario en esta página luciotorres.co, porque haré una publicación impresa de este escrito con los mejores comentarios.