Categorías
Análisis

Del luto al blanco, Adelina tiró la toalla, porque no hay garantías


Sentido pésame para adelina. Su candidatura ha muerto. Que descanse en la paz del voto en blanco.

Del luto al blanco fue el salto de Adelina. Cuando se inscribió a la alcaldía de Cartagena, se vistió de viuda negra. Ahora que tiró la toalla en esta pelea electoral, se viste de blanco. Es una salida decente, porque el blanco seguramente será la segunda votación después de William García Tirado, quien aparece indestronable.

Adelina hizo todos los esfuerzos por conseguir el apoyo de Colombia Humana y de la UP, pero tal apoyo nunca apareció. Las bases de los dos movimientos la ningunearon y se rebelaron contra la voluntad de Gustavo Petro, quien le alzó los brazos a Adelina sin consultar con la gente de Cartagena.

La decisión de Gustavo Petro de impulsar a Adelina como su candidata, fue duramente criticada por las bases de Colombia Humana y UP.

Algunos consideraron que la decisión de Petro fue un taco de dinamita que hizo explotar la unidad de la izquierda y centro izquierda. Fue el momento en que se esperaba que el líder de Colombia Humana llegara a esta ciudad para capitalizar los 174 mil votos de las pasadas elecciones presidenciales, y se lograra una candidatura de consenso y democrática.

La candidata de Colombia Humana – UP no levantó cabeza. No pudo liderar la unidad y tampoco concitó el favor de las comunidades. La dejaron sola. Fuí el único que le llegó a una reunión convocada por ella, luego de ser presentada por Petro.

¿Por qué no se unieron?

Más allá de los egos, la principal causa de la desunión es la falta de una dirección política que consulte los intereses colectivos de la ciudad. Tanto la UP, Colombia Humana, Alianza Verde, Polo Democrático y Mais respondieron a los deseos de algunos de sus líderes de Bogotá. Desconocieron la realidad y la voluntad de las bases locales.

Te puede interesar: El pequeño malandrín

Por otra parte, no hubo la gallardía de definir reglas claras para la unión. En la primera reunión del mes de mayo donde participé les propuse tres puntos para una candidatura de consenso:

  • Definir una propuesta programática de tres puntos.
  • Concretar una metodología de unidad con dos o tres foros
  • Escoger el candidato a través de una encuesta.

Nadie la rechazó. Pero de facto, ninguno de los partidos fue capaz de ser consecuente con los anhelos del pueblo cartagenero de salir de la olla. La debilidad de los movimientos es manifiesta.

Adelina, del luto al blanco

Adelina se fue más con pena que con gloria. Del luto al blanco fue un salto opuesto. Negro cerrado fue la vestimenta de Adelina Covo en el momento de su inscripción el pasado 26 de julio. Ahora se viste de blanco. Llama a votar en blanco. Es una opción valedera. Los candidatos de la izquierda, centro izquierda y alternativos no han hecho nada por la unidad. No merecen el respaldo del pueblo cartagenero que esperaba más de ellos

El voto en blanco cada día está creciendo. Seguramente será el segundo en votación, ya que el discurso anticorrupción de William Dau quedó al descubierto. Se demostró su verdadera catadura. Cartagena no soporta improvisación. Quiere nuevos liderazgos con sentido social y de alternatividad. No locuras.

Como están las cosas, los candidatos de izquierda, centro izquierda y alternativos lucharán por alcanzar a Yolanda Wong para disputarle el derecho de ser concejal de oposición. Pero no se les ve bien. El pollo de Jorge Enrique Robledo en Cartagena, Nabil Báladi, todavía no ha empollado. Pero puede tener una votación significativa en comparación con los otros candidatos. Recordemos que el Polo tiene una influencia en los sindicatos de la ciudad.

Por tanto, Adelina se va, se fue. Sus fieles seguidores quedaron huérfanos. Su candidatura murió. Petro no vino a revivirla con respiración boca a boca. Del luto al blanco. El voto en blanco es una opción válida. ¿Renunciarán todos los alternativos en son de protesta? ¿Se le medirán al blanco? Es mejor votar en blanco que improvisar con fachadas falsas.

Categorías
Análisis

Ante los obstáculos de la Registraduría, el grito de independencia retumbará el 27 de octubre!

Venceremos la pobreza, la corrupción y la desesperanza. El grito de independencia retumbará el 27 de octubre. El movimiento Cartagena Heroica y la candidatura a la alcaldía de Edison Lucio Torres venceremos los obstáculos para lanzar el Tercer Grito de Independencia de Cartagena de Indias. ¡Libertad! ¡Libertad!

Un grito contra el yugo mental de la pobreza, la corrupción y la desesperanza que nos mata lentamente. Un grito de independencia que no se puede apagar por la conducta de la Registraduría Nacional de no validar 48 mil firmas de las 95.100 que presentamos para iniciar este tortuoso camino hacia la independencia contra la corrupción y la desesperanza.

Un grito de 111 mil personas

El grito de independencia lo materializaremos el 27 de octubre de 2019.

Cartagena Heroica recolectó 111 mil firmas para inscribir a Lucio como candidato anticorrupción a la alcaldía. Nuestro comité verificador hizo una depuración minuciosa y presentamos a la Registraduría 95.100, de las cuales la Registraduría solo nos valida cerca de 47 mil. Se necesitan 50 mil firmas válidas para que mi inscripción quede firme. Tenemos plazo hasta el martes para presentar los recursos de ley, y lograr validar las 50 mil firmas.

Te puede interesar: ¡Vamos por la Tercera Independencia!

El lunes 12 de agosto presentaremos un recurso de reposición y subsidiariamente de apelación para que nos revaliden 20 mil apoyos más que no tienen ninguna tacha, de acuerdo al estudio realizado por nuestro comité verificador.

Los contratistas privados de la Registraduría fueron los encargados para verificar, en todo el país, más de 17 millones de firmas en un breve lapso. Para esto usan robots con el fin de cumplir con lo estipulado por el numeral 2 del artículo decimoprimero de la resolución No 15319 de 2018 de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

¿Por qué son válidas nuestras firmas?

Si hace 4 años Adelina Covo acompañó a Manolo Duque para que le validaran sus firmas, ¿por qué la Registraduría no lo puede hacer ahora con Lucio? El grito de la independencia contra la pobreza, la corrupcción y la desesperanza retumbará en Cartagena el 27 de octubre de 2019. Cortesía.

En el caso particular, la Registraduría señaló varias causales para rechazar las 48 mil, entre ellas «duplicidad», «no corresponde», «no estar en el censo electoral vigente», «no legible».

No obstante, en nuestra verificación revalidamos más de 20 mil firmas que se sumarán a las 47 mil que la Registraduría confirmó y llegaríamos a 67 mil apoyos validos. De acuerdo con la normatividad, solo necesitamos 50 mil firmas válidas.

La Registraduría utiliza robots que cuando las firmas no están muy bien definidas, las rechaza y las considera no legible. Pero al ojo humano dichas firmas son claramente legibles.

Por esa misma razón, el robot al no identificar un nombre y un apellido, considera que no corresponde. De las 15 mil firmas rechazadas por no legibles y no corresponde, logramos revalidar el 70%, es decir, 10.500 firmas. Solo con estas alcanzaríamos 55.500 firmas, las válidas para quedar en pie nuestra candidatura.

Camino tortuoso

Cartagena de Indias sufrió mucho para alcanzar su independencia. Antes y después del 11 de noviembre. La opresión del imperio español impedía cualquier tipo de libertad. Pero los sueños de esos héroes eran tan arraigados que ningún tipo de amenaza y de obstáculo los detuvo para gritar ¡Libertad! ¡Libertad!

De la misma manera, está sucediendo algo similar con nosotros. Nos propusimos inscribirnos por firmas para el grito de la independencia y no depender de los avales. Nuestra independencia debe ser total. Definimos una meta de 100 mil firmas. El grito de independencia fue de 111 mil cartageneros y cartageneras. Depuramos y quedamos con 95.100 firmas.¡Meta alcanzada!

Te puede interesar: ¡La victoria es nuestro camino!

El segundo obstáculo que vencimos fue lograr la póliza de seriedad de la candidatura. La Previsora nos la negó faltando 5 días para nuestra inscripción. Presentamos tutela, y el Juez 14 Municipal de Cartagena nos tuteló el derecho de elegir y ser elegido y obligó a la Previsora expedir la póliza el 25 de julio. Seguía en pie el grito de independencia.

Nuestra inscripción estaba prevista a las 2 de la tarde del viernes 26 de julio. Presentamos la póliza y los demás documentos de requisito, y a las 3 de la tarde ya eramos candidato a la alcaldía de Cartagena condicionado a la validación de nuestras firmas. El grito de independencia seguía vigente. ¡Meta cumplida!

El grito de independencia no se apaga

Ahora tenemos un tercer obstáculo para lanzar el grito de independencia el próximo 27 de octubre. Estamos seguros que demostraremos la justeza legal de nuestra inscripción. Está probado que sobrepasamos las 50 mil firmas válidas. Venceremos en este tercer premio de montaña, y llegaremos triunfantes el 27 de octubre. Nadie nos ahogará nuestro grito de independencia.

Te puede interesar: ¿Imposible modificar la mentalidad corrupta de los cartageneros?

Solo Dios atragantará nuestro grito de independencia. El Registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, hará justicia validando nuestras firmas, porque son legales, sudadas, patoneadas y recolectadas guardando la normatividad vigente.

El tercer grito de independencia será de 200 mil héroes, hombres y mujeres, cartageneros y cartageneras levantados contra la pobreza, la corrupción y la desesperanza. Lucio Torres no se arruga. Venció a los corruptos dueños de Cartagena. ¡Venceremos! Nuestro grito será el 27 de octubre: ¡Libertad! ¡Libertad!

Categorías
Análisis

Vientos de guerra soplan en la administración de Manolo Duque (I)

– Podríamos asistir a una ilusión manolesca.

– Si no le pagan a Adelina Covo, a quien le debe la alcaldía, ¿cómo será con los demás?

Se agita el cañaveral en la administración de Manolo Duque.
Se agita el cañaveral en la administración de Manolo Duque.

Vientos de guerra soplan en la alcaldía de Cartagena de Indias. Manolo Duque, el burgomaestre, no le ha cumplido a sus principales aliados que le dieron vida cuando estaba «muerto» en la contienda electoral del 2015. Ni siquiera le ha pagado los honorarios a la abogada que le dio respiración boca a boca y lo sacó del más allá en el día más crítico de su candidatura.