Categorías
Análisis

¿Imposible modificar la mentalidad corrupta de los cartageneros?

Me parto los sesos reflexionando cada mañana sobre esta locura de alcanzar la alcaldía de Cartagena. ¡Es una prueba de fuego! ¡Venceremos!

Somos el numero 7 en el tarjetón para la alcaldía de Cartagena. Un 7 contra la conducta corrupta. El 7 es el signo de la sabiduría y también de la espiritualidad y la conciencia. El 7 es representativo del pensamiento, el idealismo y del intelecto. Seven contra la sociedad corrupta.

En Alemania se hizo un experimento de la conducta humana para saber hasta qué punto somos tan corruptos, y el resultado fue aplastador: el 88% de los que participaron en el laboratorio fueron corruptos, y solo el 12% honestos. Si eso sucedió en un país donde la conducta corrupta tiene bajos índices, ¿cómo será en Colombia y, en particular, Cartagena, cuya clase política pelea por ser la más corruptas de Latinoamerica?

Si la política es dominada por los corruptos, y los honestos nos limitamos a escandalizarnos sin hacer nada, ¿quiénes son más perversos? Cuando los competentes, capaces y honestos nos metemos en la política electoral, al principio su aceptación no se ve, porque el universo del quehacer político tiene la hegemonía de los corruptos. Es decir, tenemos una mentalidad corrupta.

Te puede interesar: Un plan educativo para edificar a la niñez.

Una realidad corrupta

No se trata de cuestionar la encuesta de Datexco para la alcaldía de Cartagena realizada una semana después de la inscripción de los 15 candidatos, sino de señalar que fue una fotografía de la realidad política de la ciudad. Estamos dominado por una dirigencia corrupta que se sustenta sobre una base electoral corrupta.

Cuando voy a las comunidades a hablar de Mis 7 Compromisos Programáticos para la Independencia de Cartagena, algunos ciudadanos se me acercan para pedirme cosas como que «necesito pagar el recibo de luz», «la pensión educativa», etc. Pero ellos no saben que su conducta corrupta es reflejo de la hegemonía corrupta y del imperio de las necesidades, producto de la regulación corrupta del Estado.

Distinto es el caso que el ciudadano me manifieste que vota por uno para que haya más empleo, más oportunidades, mejor salud, educación y servicios públicos para todos y todas. Incluso, que lo tenga en cuenta en los proyectos de ciudad de la alcaldía.

Somos fáciles de sobornar

De manera que si un político corrupto llega buscando el voto en comunidades muy necesitadas, es muy fácil que pueda sobornar con dádivas a ese elector corrupto. Es una conducta corrupta. Y no necesariamente tiene que pagarle los $50 mil.

De hecho, hacer política electoral en comunidades muy necesitadas y permeadas por la corrupción, es nadar contra la corriente, ya que partimos de un electorado minoritario honesto. Si seguimos el experimento conductual realizado en Alemania donde solo el 12% de sus ciudadanos son honestos, ¿estamos condenados a seguir siendo gobernados por corruptos?

Mi respuesta a esa pregunta es sin ambages: ¡No! ¡Mil veces no! Me resisto a una conducta corrupta. Mi conciencia me tiene que hacer despertar ahora, porque mañana puede ser tarde. Mis nietas me exigen honestidad, y exterminar mi conducta corrupta es el primer paso para el cambio de la realidad pública.

Encuesta excluye a los honestos

Tengo más fuerza moral en la medida en que se acerca la fecha definitiva de esta batalla contra la corrupción, el 27 de octubre.

¿Son algunas encuestadoras tan corruptas como los grandes medios de comunicación? No me preocupo porque me hayan excluido en la primera encuesta para la alcaldía de Cartagena. Me preocuparía si la mayoría de los cartageneros que no vota, fuera indiferente a mi hoja de vida dedicada a la lucha contra la clase política corrupta y por los derechos humanos de las comunidades más necesitadas. Más de 30 ollas podridas destapamos en los últimos 5 años.

¿Por qué mis crónicas sobre la conducta corrupta de políticos, financistas y pastores se volvieron virales? El morbo de la gente prima, pero al momento de luchar contra la corrupción, esa misma gente se queda dormida.

Sociedad corrupta

El hecho de que tengamos 15 candidatos a la alcaldía, demuestra que somos una sociedad atomizada y sin capacidad de responder unitariamente frente a un flagelo que nos golpea: la corrupción. Somos una sociedad corrupta.

Los movimientos alternativos también nadan en un mar de corrupción, en una conducta corrupta. El solo analizar la forma cómo otorgaron sus avales, no aguanta un test anticorrupción. Por esta razón, nuestra candidatura optó por el camino más escabroso que es la recolección de firmas para constituir el grupo significativo Cartagena Heroica. Camino que todavía no hemos concluido.

Cartagena Heroica, nuestro movimiento, está naciendo. El tiempo para buscar el favor de los honestos de Cartagena es muy corto. Las elecciones son el 27 de octubre. Y los honestos están todavía dormidos.

Tengo fe que despertaremos a los honestos y honestas. Intensificaremos nuestras acciones para que seamos aceptados por tirios y troyanos, honestos y deshonestos arrepentidos. Estos últimos recibirán la dádiva y el soborno de los políticos corruptos pero el día de la votación los castigarán sin piedad, como sucedió en 1992 en Barranquilla cuando elegimos al padre Bernardo Hoyos Montoya. En Cartagena no podemos seguir siendo una sociedad corrupta.

En las próximas encuestas mejoraremos. El proceso será lento pero intensivo. Una conducta corrupta se resuelve de dos maneras: de un solo golpe o lentamente a través de un proceso educativo. Ahora necesitamos un golpe de opinión contra los corruptos el 27 de octubre para iniciar una educación, cuyo centro sea el desarrollo del ser y del planeta.

Nota

Acompáñame por la Tercera Independencia de Cartagena
¡Inscribete aqui! y búscate 11 más que voten #LucioTorresMiAlcalde. Unámonos contra los corruptos.

Categorías
Crónica

Lucio Torres en el corazón de Bazurto: ¡»una papa caliente»!

Interactuar con la gente de Bazurto es una gran enseñanza para un mandatario que quiere transformar a Cartagena.

Es domingo por la mañana. El corazón de Bazurto presenta el panorama normal de un mercado de plaza que refleja los grandes problemas de la ciudad: caos, desaseo, aguas putrefactas, prostitución, marginalidad, adicciones, ilegalidad, corrupción. Al mismo tiempo, Bazurto es una oportunidad para el rebusque, la sobrevivencia y la construcción de sueños frustrados.

Llegar al corazón de Bazurto es encontrarse con la Cartagena marginal donde convive la riqueza con la extrema pobreza, el amor con el odio, la transparencia con la corrupción, la legalidad con la ilegalidad. Pero no existe autoridad. Es la verdad.

Bazurto es una oportunidad

Bazurto es una oportunidad para todos y todas. Está la madre soltera que se gana la vida vendiendo verduras, frutas, pescado o cualquier producto que necesitamos para vivir. El joven que le transporta a los compradores sus mercancías. El pintor que colorea los avisos de los comerciantes.

Bazurto es un escenario variopinto. Nos encontramos con el músico frustrado que se refugió en el alcohol o en la droga. El empresario que amasa alta cantidad de efectivo y que puede ganar como cualquier gran empresario de la ciudad.

Le puede interesar: «Bazurto» y la contracultura

Conquista y colonización mafiosa

La mafia en el mercado de Bazurto existe, tanto como en Cartagena. Hace 12 años, en nuestra actividad periodística de Vox Populi Radio Vigía, denunciamos el dominio que el paramilitarismo ejerció en Bazurto en diferentes áreas, como el plátano, las carnes y el control de los camiones.

Le puede interesar: ¿Quién salvará a Javier Cáceres?

El Distrito de Cartagena es algo extraño en la plaza de mercado. No existe. Los alcaldes se hacen de la vista gorda, y miran hacia un lado. Un ejemplo de esta aseveración es que nadie se ha ocupado de su traslado. ¡Es una papa caliente! A los alcaldes y alcaldesas que han pasado en este período les ha hecho falta valentía para asumir una decisión pertinente y cumplir con la sentencia del Tribunal Administrativo de Bolívar sobre la acción popular que ordena su traslado y reubicación.

«Picante para los corruptos», me dice el amigo Rafael del mercado de Bazurto.

Los homicidios que se produjeron en el lapso que duró la conquista y colonización de los paramilitares de «Juancho Dique» están en la más completa impunidad. Y esas muertes pareciera que no tuvieran dolientes. No ha habido justicia, de acuerdo al informe de la Defensoría del Pueblo.

En fin, Bazurto es el vivo retrato de Cartagena. No tiene dirección. Es como si fuera una barca a la deriva. Sin timonel. Sin Motor. Funciona por inercia. Nadie respeta nada. No hay cultura urbana. El medioambiente es una podredumbre como la clase política que dirige nuestra amada Cartagena. Las jornadas de limpieza son como perfumar un trozo de carne podrida. Al día siguiente, Bazurto sigue en la inmundicia.

Lo peor es que nos acostumbramos a este caos y estado de cosas inconstitucionales. Pareciera que todo es normal. Que no podría haber arreglo a los problemas y nos entregamos al caos y a la misma podredumbre. Quedamos abrazados a la desesperanza.

Orden en Bazurto

Si, orden, autoridad y toma de decisiones es lo que necesita ahora mismo Bazurto. ¡Lo necesita Cartagena! Como alcalde le pondré orden a este caos. Al día siguiente de mi posesión le notificaré a todos y todas que el mercado de Bazurto se trasladará en un período prudencial que me permita actualizar los estudios con el fin de cumplir la sentencia judicial.

Se respetará el debido proceso, especialmente de los más débiles de Bazurto, que son los vendedores al menudeo, los que se rebuscan día a día. Seremos lo más transparentes en este proceso para no excluir a aquellos que tienen el derecho. Habrá autoridad. Evitaremos que se cuelen personas que no tengan derechos. La viveza no la aceptaremos.

En el sitio de Bazurto edificaremos un complejo habitacional para la clase media, se creará el supermercado más grande de la ciudad con una alianza publico privada donde participen los vendedores que se reubicarán. Construiremos zonas verdes, espacios lúdicos, bibliotecas, muelles turísticos en la bahía de Las Quintas. Este cuerpo de agua será intervenido integralmente para su recuperación ambiental.

¿Se puede transformar Bazurto? Claro que sí se puede. Como alcalde cumpliré este compromiso. Debemos pensar siempre en grande.

Nota

Acompáñame por la Tercera Independencia de Cartagena
¡Inscribete aqui! y búscate 11 más que voten #LucioTorresMiAlcalde. Ni una más.

Categorías
Análisis

¡Fo…el olor es pestilente en Cardique! (II): Olaf Puello, gerente, y otros, serán presentados hoy ante juez de garantía.

Katherine Martelo Fernández, subdirectora de Planeación de Cardique, capturada.

Lo habíamos advertido y no nos hicieron caso. Luego de la captura de varios funcionarios y un contratista de la Corporación Regional Autónoma Canal del Dique-Cardique, entre los cuales está su gerente, Olaff Puello, serán presentados hoy ante un juez de garantía para imputarles varios delitos, entre los cuales están prevaricato por acción agravado por la cuantía, contratos sin el lleno de requisitos, concierto para delinquir agravado y acuerdos restrictivos de la competencia. Pueden darle medida de aseguramiento intramular o domiciliaria, porque son delitos que superan los 4 años de pena.

Desde el año pasado veníamos publicando algunos temas relacionados con Cardique, porque viene funcionando como una finca autónoma de algún particular sin que autoridad alguna se atreviera a ponerle freno, en tanto la región norte se ha perjudicado notoriamente por la falta de una verdadera autoridad ambiental que vigilara, controlara y protegiera los bienes comunes, como las fuentes hídricas y los recursos renovables. Por ejemplo, el 7 de febrero, luego de que por primera vez la Contraloría General se atreviera a realizar una verdadera auditoria a Cardique y diera a conocer 16 hallazgos fiscales, disciplinarios y penales, publiqué un artículo titulado:

¡Fo…! la Cardique de Olaf y del Innombrable está podrida; se habrían robado $144 mil millones (dele clic)

En ese artículo que fue leído por más de 18 mil personas, dije:

«Todo el mundo lo comentaba pasito en Cartagena y el norte de Bolívar, Cardique y el EPA fueron desangrados con el mismo modus operandi que ahora pone al descubierto la CGR. En este carrusel de la contratación pueden encontrarse hallazgos de tipo penal y disciplinarios, donde podrían ir a la cárcel no solo el gerente Olaf Puello, sino también sus asesores jurídicos, responsables administrativos y los representantes legales de las empresas fantasmas, y los autores intelectuales de este concierto para delinquir».

Olaff y su corte… algunos le harán compañía en la guandoca. Delito: ¡Concierto para delinquir! Cortesía

La advertencia que hicimos tenía un asidero real que no se quiso publicar para evitar truncar cualquier desviación de la investigación penal, y era que conocíamos que a finales de 2017 la Fiscalía había incautado varios computadores con el fin de hacerle el estudio técnico para hallar pruebas que le permitiera imputarle los cargos a los encartados en este proceso penal. La situación se le complicó a Olaff Puello y demás funcionarios, ya que obstaculizaron la labor de auditoría de la Contraloría y ésta se vio en la necesidad de solicitar una Comisión Especial compuesta por la Procuraduría General de la Nación (CGN) y la Fiscalía General dela Nación (FGN), que designaron a varios investigadores para escudriñar los discos duros de Cardique, de los cuales hicieron copias de seguridad y otros fueron llevados al laboratorio de informática del ente investigador.

Hasta esos momentos, todas las investigaciones que se habían hecho contra las irregularidades de Cardique cayeron al vacío. Las auditorias realizadas por la Contraloría siempre terminaban en hallazgos subsanables que en su mayoría no lo hacían y terminaba la corporación realizando lo mismo de siempre: Dilapidando los recursos que los bolivarenses aportamos para la preservación del medio ambiente. Por ejemplo, la auditoria del 2011 que fue publicada el año posterior (CGR-CDMA- GDB No. 004 de junio de 2012) , y luego de que uno de los consejos comunitarios denunciara que las obras contratadas para la preservación de la Cienága de la Virgen no se ejecutaron en ese año, en vez de investigar y compulsar copia a los demás organismos de control, exoneró a los funcionarios de Cardique, en los siguientes términos:

De la evaluación a esta denuncia, se puede concluir, que la entidad ha realizado acciones de control y vigilancia que le competen, por lo cual, no se tiene evidencia que permitan establecer incumplimiento de la normas ambientales por parte de la Corporación; de igual forma, en el seguimiento a las gestión contractual 2011, en relación con las acciones contrato 121 de 2007, no se tiene evidencia del incumplimiento por situaciones que lesionen el patrimonio de la Entidad.

Sergio Borge Trucco en un evento organizado por la gobernación de Bolívar y El Universal. Cortesía.

Pueden leer la página 5 del informe citado, donde el contralor delegado para lo ambiental, Jorge Cruz, se lo envía a Benjamin Difillipo, director encargado de Cardique para la época. En el 2012, el contralor delegado para lo ambiental era Jorge Enrique Cruz Feliciano, el presidente de la Gerencia Colegiada de la Contraloría, Sergio Borge Truco, (fue investigado en 2015 por la Procuraduría Regional por otras razones relacionadas con abastecimiento de combustible a un vehículo particular) y los auditores Luzmila Rodríguez Contreras, Ana Karina Claro Osorio, Ismael Enrique Serna Herrera, Juan Manuel Carmona Herrera, y Fabián Ochoa Sánchez , quienes deberán responder penalmente por ese informe que exoneraron a los funcionarios de Cardique. Tanto como que la auditoria de 2017, dice que hay pruebas fehacientes e irrefutables de esta modalidad del carrusel de la contratación «yo con yo», «esto es lo mío, toma lo tuyo», desde 2011. ¿La Fiscalía llamará a los anteriores funcionarios de la Contraloría para que respondan?

Lo que quiere decir que la ciudadanía sí estaba alerta frente a las irregularidades de Cardique, pero cualquier denuncia se convertía en un negocio para los que estaban al frente de las entidades de control, por lo cual la Fiscalía General debe girar su objetivo hacia todos los gerentes de las contralorías, procuradores ambientales y fiscales que tuvieron a su cargo las investigaciones y, por cualquier razón, las archivaron o exoneraron de responsabilidad a los funcionarios de Cardique. Si el fiscal Néstor Humberto Martínez quiere realizar una investigación profunda, debe desempolvar los informes anteriores de auditoria de la Contraloría, y las investigaciones disciplinarias y penales que fueron archivadas. Esto debe asumirlo de oficio la Fiscalía, porque es un hecho notorio, y si no lo hace, será cómplice estos delitos que se vienen cometiendo, aproximadamente, desde 2006. Si no lo hace, hay impunidad que trae como consecuencia la repetición de la defraudación de las arcas oficiales, y la justicia se convierte en un rey de burla para los delincuentes.

Serán imputados hoy

Katherine Martelo Fernández, subdirectora de Planeación de Cardique: Se le imputarán cargos por los delitos de peculado, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, acuerdos restrictivos de la competencia y concierto para delinquir. Quiero recordar que esta funcionaria aparece enviando un memorando al subdirector de Gestión Ambiental, Angelo Bacci Hernández en varios procesos, uno de los cuales fue la concesión de una licencia a Serviaseo para la creación del relleno Sanitario Sin Pensar en El Carmen de Bolívar.

(Le puede interesar: ¿Por qué se torció Olaff para licenciar el relleno sanitario Sin Pensar?)

Saray Cecilia Hernández Durán, funcionaria de la corporación (fue gerente encargada 2017) y supervisora de los contratos de Cardique: Le imputarán cargos por los delitos de peculado, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, acuerdos restrictivos de la competencia y concierto para delinquir.

Dalis Esther Herrera Vargas, funcionaria de la corporación y supervisora de los contratos: Le imputarán cargos por los delitos de peculado, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, acuerdos restrictivos de la competencia y concierto para delinquir.

Bernabé Maldonado Maldonado, contador que habría participado en la articulación de los contratos: Se le imputarán cargos por peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, acuerdos restrictivos de la competencia, concierto para delinquir, y falsedad en documento privado.

Fredy Javier Rodgers, topógrafo: A quien le imputarán cargos por los delitos de peculado, concierto para delinquir, falsedad en documento privado.

¡Fo… ahora el olor es pestilente en Cardique! Estas fueron las preguntas que hice el 7 de febrero de 2018:

¿De quien es Cardique? ¿Adónde fueron a parar los $144 mil millones que desaparecieron en los últimos 6 años? ¿Qué responsabilidad tienen los 9 miembros de la junta directiva? ¿El fiscal Néstor Humberto Martínez y el procurador Fernando Carrillo llegarán hasta las últimas consecuencias para hacer un proceso de desinfección en Cardique y acabar con la pudrición?

La Fiscalía dio el primer paso. Ahora vendrá la aplanadora de la Procuraduría, ¿y qué espera el gobierno central para intervenir urgentemente a Cardique? La junta directiva debe pronunciarse pronto al respecto, antes de que la bomba le termine de estallar en sus manos, y, especialmente, porque la segunda elección de Olaf Puello, como director general,  fue duramente cuestionada por ilegal. Hay denuncias ante la Procuraduría y la Fiscalía que permanecen como la bella durmiente, esperando a que un investigador valeroso las despierten.

Como dice el viejo adagio, la justicia cojea, pero llega. Veremos qué decisión tomará el juez de garantías y cómo se comportará la Fiscalía para presentar las evidencias que conduzcan a esclarecer uno de los hechos más abominables de corrupción que afecta los derechos colectivos de los bolivarenses con la complicidad de 20 alcaldes de la región, especialmente de CARLOS ANTONIO CORONEL MERA (Marialabaja), JANETH VEGA CAICEDO (San Estanislao de Kostka), SALOMÓM CASTRO CANTILLO (Santa Catalina) ALBERTO MIGUEL MURILLO PALMERA (Zambrano), quienes callaron, pese a las denuncias que sus propias comunidades hicieron.

Categorías
Análisis

Audiencia pública contra Manolo Duque, desde este martes dormiría en su casa

En la foto, tomada sobre la transmisión cerrada de la audiencia, vemos a Manolo Duque de pie con camisa rosada.

Al principio de la etapa de indagación del sonado proceso penal que tiene encartado al alcalde y a su hermano, a la contralora y a más de la mitad del concejo distrital, se veía a un Manolo Duque sorprendido, preguntándose «¿y yo que hago aquí?».

Pero en la última audiencia del sábado 26 de agosto lo vi relajado y hasta con la camisa de lino olan desabrochada en el cuello, y de vez en cuando salía a tomar aire libre para cambiarle el agua al pajarito.

Aunque aparecía literalmente arrinconado a la pared y movía en seguidillas las rodillas, trataba de relajarse y estiraba las piernas buscando comodidad mientras escuchaba a su defensor, Juan Carlos Cabarcas, quien se vino con 21 razones —y no 46— para demostrar la inocencia de su poderdante. Pero el argumento jurídico más poderoso que tiene la defensa es volver añicos las tesis de la fiscal Liliana Velásquez, quien sostiene que los nombramientos de ciertos funcionarios se hizo con base «en un pacto criminal» para capturar la contraloría Distrital mediante dádivas, prebendas y puestos.

Las únicas pruebas contundentes que la Fiscalía presentó ante el juez de garantía son las escuchas. Son las más sonadas y las que están en la boca de la gente de Cartagena interesada en la cosa política. Pero hay una falencia de la cual los defensores se agarrarán: no hay testigo estrella. Si esas escuchas estuviesen acompañadas de un solo testigo, indudablemente que la suerte de Manuel Vicente Duque, José Julián Vásquez, Nubia Fontalvo, Jorge Useche y 10 concejales más estarían con un pie en la cárcel. Pero no hay testigo, por ahora, y seguramente regresarán a sus casas para recibir las dos etapas restantes del proceso , y esperar que nunca aparezca ese anhelado testigo de la Fiscalía.

El juez de garantía del proceso, José Luis Robles, convocó para este martes 29 de agosto a las 2 p.m. la vista pública donde decidirá si manda a la cárcel de Ternera a los indiciados (a Nubia Fontalvo la mandaría a la cárcel de San Diego) o regresarán a sus casas. Y esperarán que en la segunda etapa del proceso sus defensores le demuestren al juez de conocimiento que son inocentes, y cruzarán los dedos para que a la fiscal Liliana Velásquez no le aparezca un testigo estrella que confirme la conexidad entre la elección de Nubia Fontalvo como contralora Distrital, el nombramiento de algunos funcionarios claves de la administración, y por otro lado, las escuchas divulgadas por la fiscal, especialmente aquella donde aparecen los concejales Erich Piña y Jorge Useche hablando de «35 libros» y de «siete libros y medio».

Las escuchas por sí solas —como lo dijimos— no son pruebas contundentes para convencer al juez Robles de mandar a prisión a los indiciados, pero sí son cabeza de procesos para iniciar una amplia y sistemática investigación contra la corrupción que debe terminar en la guandoca con los responsables de la «organización criminal» denunciada por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Ante la ausencia de testigo estrella que corrobore la validez procesal de las escuchas contra Manuel Vicente Duque, al juez Cuarto Penal Municipal, José Luis Robles, no le quedará otro camino que cerrar la etapa de aseguramiento desestimando la petición de la fiscal Liliana Velásquez de mandar a los procesados a la cárcel.

Predicción: Manuel Vicente Duque dormirá en su casa este martes 29 de agosto, y cruzará los dedos para que a la Fiscalía no le aparezca nunca el testigo estrella que había esperado.

Categorías
Análisis

La joya de la Corona (III): Las escuchas del triqui-triqui que una vez tumbaron a un senador y a dos gerentes de Telecartagena

En un acto social, Juan García Romero, autor del triqui-triqui acompañado de su esposa la senadora Piedad Zucardi, quien puede regresar a la cárcel. Cortesía.

El primer escándalo político de escuchas asociadas a una investigación penal sucedió hace 20 años cuando la Fiscalía Anticorrupción conoció un casete de una conversación donde el senador del partido Liberal en el poder, Juancho García, (autor del triqui-triqui) le decía al gerente de Telecartagena, Francisco Martelo, lo siguiente:

«En este tipo de entidades hay dos cosas que producen diferencia (ganancia): la burocracia y la contratación. Sobre eso es lo que tú y yo nos vamos a poner de acuerdo, cómo se va a manejar la burocracia y cómo se va a manejar la contratación… Pero esto debe ser claro como el agua.»

Es muy probable que haya parlamentarios metidos en la operación La Heroica. ¿Compulsarían copias a la Corte Suprema de Justicia? Y si usted se está escandalizando con los audios de José Julián Vásquez y los concejales Useche y Hogde en la operación La Heroica, con los audios de García Romero, se escandalizaría más:

«En la única teleasociada en la que no se meten es aquí… por ejemplo, yo a Blackburn (presidente de Telecom) le dije, mandas huevo meterte en esa huevonada aquí, con todo lo que estás haciendo allá… déjame vivir a mí, no seas hijueputa!». 

En este primer escándalo de escuchas estuvieron involucrados el expresidente de Telecom y exsenador José Blackburn y el exministro y exsenador Eduardo Pizano de Narvaez. ¿Qué tiene que ver el caldo con la tajada? Pues, García Romero se cayó para arriba porque el presidente Andrés Pastrana le nombró a Gina Benedetti, ficha política suya, como alcaldesa (e) de Cartagena cuando después de un foro la Contraloría General tumbó a Nicolás Curi, alcalde de Cartagena de ese entonces. García Romero hoy sigue siendo protagonista tras bambalina del poder político regional, pues con la crisis de Manolo Duque se le agregó a su bolsa burocrática una dependencia muy apetecida: la Secretaría de Educación Distrital. Ahora en esta institución fue nombrado el hijo de su antiguo socio, Jaime Hernández Pérez, quien fue condenado por haber expoliado las arcas de Telecartagena mediante una participación del 33% para cada uno de los tres que hacían parte de ese maligno complot. El escándalo se bautizó como el triqui-triqui: el robo se lo dividían entre tres.

El arte de engañar para seguir peor

Como los humanos tenemos una capacidad mental limitada, podemos ser fácilmente engañados por magos y culebreros de toda pelambre. Éstos solo hacen el 40% para embaucarnos y el 60% restante lo hacemos nosotros mismos. ¿Cómo así? El Triunvirato Presidencialista viene a salvarnos de la corrupción de Manolo Duque y de su hermano José Julián Vásquez. La inmensa mayoría de los cartageneros aplaudimos al Fiscal con razón porque estamos asqueados de tanta corrupción que la Bestia local vomitó en las escuchas develadas por la Fiscalía en la primera fase de la operación La Heroica I.

Pero, en realidad, la razón de esa operación no es la depuración de la cosa pública sino reacomodar a los detentadores del poder tradicional local, es decir, le está regresando la ciudad a los mismos que siempre la han explotado. (Léase: Santos inicia la recta final de su mandato con la joya de la Corona).  Por eso es que en los 200 años de vida republicana de Colombia la clase dirigente ha dominado a la sociedad mediante el arte del engaño; y cuando este no funciona, apela a la violencia sistemática, tal como lo demuestro en mi libro ¿Adiós a la guerra? Cinco claves para la paz, texto que te invito a que estudies para que entiendas el conflicto armado colombiano.

Hablemos con la verdad

No me da miedo los epítetos que algunos lectores desorientados emiten contra mí, tampoco las calificaciones a priori que lanzan de que sea manolesco. Los entiendo: ¡Están desorientados! Te lo explico despacito y con plastilina.

Tú y yo queremos que Colombia cambie. No lo dudo. ¿Pero tú has cambiado? Tú y yo estamos contra la corrupción. No lo dudo. ¿Qué hiciste hoy para combatirla? El 40% de tu cerebro tiene una información real de lo que sucede y de lo que quieres, pero el otro 60% que dirige tu actuación está determinado por los patrones mentales que están enquistados en tu cerebro en dos zonas muy importantes: prosencéfalo (parte posterior del cerebro que se denomina reptiliano) y en el límbico, zona central donde nacen las emociones. Ahora mismo, tu cerebro racional está analizando lo que te estoy escribiendo. Es aquí en este ejercicio racional donde nace la verdad, y no simplemente en lo que crees ver.

Por eso es que Sergio Londoño Zurek ahora no sabe —no es consciente— de que él es una pieza del ajedrez de la corrupción que es movido por personajes que están en el vértice de la pirámide, y lo que hace es porque cree que es legal y es lo correcto. Londoño fue puesto por el Presidente, y hará lo que él le diga que esté dentro de la legalidad. Así también lo creyó Manolo Duque. ¿Como te explico? Las ramas de los árboles no le permitían a Manolo ver el bosque exuberante que nace del poder de la sociedad.

En otras palabras, son tres capitanes que controlan tu vida y tu actuación. El primer capitán tiene el 40% de lo que piensa que es verdad y te puede llevar a ella, pero el otro 60% puede que no sea cierto y entra en contradicción con el primero. Si eres un ser humano cuyas emociones controlan tu vida, estás acabado. Lo mismo que si eres solo primario en tu reacción frente a todo lo que te suceda en la vida cotidiana. Entender la aplicación de la justicia, como es el caso de la operación La Heroica I, es necesario entender las tres dimensiones del cerebro humano, como lo expliqué en varias universidades de la región Caribe. (Escuche o lea mi conferencia Neurociencia y justicia transicional en la Cátedra de Paz).

La verdad no está químicamente pura. Se necesita hacer un ejercicio mental filosófico para depurar las tesis y conclusiones de las impurezas mentales anidadas en nuestros patrones cerebrales. ¿Te has dado cuenta de la importancia de la filosofía asociada a lo cognoscitivo y formativo? Si Manolo Duque hubiese hecho este ejercicio mental filosófico, no estuviese tan emproblemado como lo está hoy. ¡Lo entiendo! Duque Vásquez de filosofía, pocon pocon.

Santos quiere a Cartagena

Como en los viejos tiempos de Fernando VII —cuando José Bonaparte, hermano de Napoleón de Francia que saqueó las arcas reales españolas— se perdió la joya de la Corona: la perla Peregrina. Y con este robo, la España Imperial perdía sus colonias americanas con las luchas de independencia, poniendo el ejemplo Mompox y la mismísima Cartagena.

De esa misma manera, las élites dominantes han perdido el control de la Cartagena de abolengo, del reinado de belleza y del baile de salón, que si sucedía un muerto, los cronistas tenían dos meses para mantener atrapados a sus lectores y se quedaba en la memoria colectiva de La Heroica. Era la Cartagena de los Lemaitre, Mogollón, Araújo, Zurek, Emiliani, Pombo, una ciudad de folletín donde no sucedía nada extraordinario, ya es de tiempo postrero. Y guardando la analogía de las épocas distintas, recurro a nuestro poeta insigne, Luis Carlos López, para describir a su amada ciudad al final de su vida:

«Fuiste heroica en los años coloniales,

cuando tus hijos, águilas caudales,

no eran una caterva de vencejos.

Mas hoy, plena de rancio desaliño,

bien puedes inspirar ese cariño

que uno les tiene a sus zapatos viejos

Pues bien, esa caterva de vencejos fue reemplazada por una caterva de ambiciosos provincianos que después de saquear a sus provincias, llegaron para expoliar a La Heroica. Así aparecieron los Espinosa, los Faciolince, los García Romero y el cartel del suero. Y después llegó una oleada de perros y gatos que se hicieron con el poder e imponiendo su ley con abundante dinero. De esta etapa de la historia política de La Heroica podemos mencionar a Enilce López, John David, y Alfonso Turco Hilsaca, y el Cartel del Bocachico. Éstos últimos, made in Magangué.

J.J. y Manolo, las vedettes de la política

En octubre de 2015 —al ganar la alcaldía de Cartagena— irrumpió en ese poder político un par de personajes nacidos en el barrio Blas de Lezo, los hermanos Vásquez: Manuel Vicente Duque y José Julián Vásquez. Manolo y J.J. —así lo conocen en el mundo de la política— se quedaron con la joya de la Corona, en medio del asombro y la envidia de la clase política tradicional. Todos los jefes políticos bolivarenses se quedaron viendo un chispero. Si J.J. no hubiese estado inhabilitado, otra historia estaría analizando.

¿En qué se diferencia la presunta corrupción de los Vásquez a la generación de los vencejos y a la de los líderes de provincia que saquearon la tan apetecida joya? La diferencia son los estilos de gobierno, pero la esencia es la misma. Mejor dicho: ¡la misma muñeca con diferente pollerín!

No obstante, hay una diferencia que quiero subrayar. Los Vásquez no tienen la íntima relación que las anteriores generaciones tuvieron con el poder central. Antes de la sustitución de la constitución del 86, los gobernadores eran nombrados por Decreto, y, a su vez, ellos nombraban a los alcaldes. Por eso sus apellidos eran parecidos: Núñez, Román, Obregón, Calvo, Arrázola, Lequerica, Pupo, López Escauriaza (hermano de Luis Carlos), Lemaitre, Segovia, Tono, Pombo, Faciolince, Gossaín.

En una historia política reciente de elección popular —desde 1988— (y excúsenme que sea detallista) los que se están acomodando con la recuperación de la joya de la Corona podían llamar al teléfono presidencial sin ningún problema, ¡y el presidente les pasaba! No importa quien estuviere en el sillón de la Casa de Nariño. Así se reacomodaron cuando el presidente Andrés Pastrana impuso a Gina Benedetti (1999) por Nicolás Curi;  el presidente Santos a Carlos Otero (20013) por Campo Elías Terán Dix, y a Sergio Londoño (2017) por Manuel Vicente Duque Vásquez. De estos tres ejemplos de la historia política contemporánea regional, hay un personaje común y que como el camaleón se mimetiza y luego aparece de otro color: Juancho García Romero.

Jaime Hernández, el otro del triqui-triqui, condenado por corrupción. Cortesía Archivo El Universal.

En el gabinete de Londoño Zurek, García Romero es el político que más poder tiene. Y como me gusta hablar con hechos, presento uno. El nuevo secretario de Educación Distrital, Jaime Hernández Amín es hijo de un antiguo socio suyo del triqui-triqui, Jaime Hernández Pérez, exgerente de Telecartagena. Hernández y su patrón político, Juancho García, se robaron a esa entidad a través de contratos de suministros y convenios interadministrativos. Juancho García —como era senador— fue condenado por la Corte Suprema de Justicia , y Jaime Hernández, por el Juez Tercero Penal del Circuito en 2012.  ¿Cuál es el problema? El chico Hernández no tiene la culpa del mal ejemplo de papá, como el senador Felipe García Zucardi —vale (amigo) de Londoño y del mismo Jaime Hernández— no tiene la culpa de la corrupción de sus padres. De la misma manera, Martín Santos —llave de Londoño y de Felipe García— no tiene la culpa de lo que haga su padre Presidente.

En Cartagena, Barranquilla y en toda Colombia, hay familias completas que se dedican a la delincuencia, como el microtráfico o la construcción ilegal. Si los abuelos ponen el ejemplo, ¿qué pueden hacer sus nietos? Por ejemplo, Wilfran Quiroz vio que en su familia todo el tiempo se dedicaban a los negocios ilegales. A él le parecía algo normal construir un edificio ilegal sin importarle que alguna vez se cayera con la gente adentro, hasta el punto de involucrar a su primogénito, David Quiroz, en el mismo negocio, y tenga la plena seguridad que éste le enseñará a sus hijos lo mismo. ¿Te la pillaste?

Con urgencia necesitamos que los tres cerebros que tenemos actúen en armonía. ¿Y quien puede ayudarnos? Tú. Cuando vayas a votar, ¡pon a pensar el cerebro donde se construye la verdad y la conciencia! Si eliges a quien te ofrece beneficios directos, estás perdido y, lo peor, pierde la ciudad. Comes ahora con el contrato o el empleo, ¿y mañana? Que todos hacen lo mismo, me responderás. Es cierto, pero uno es más que dos, y todos haremos cambiar el estado de cosas en la cual han reducido el país y, en particular, Cartagena, cuando uno solo comienza a cambiar.

Los hermanos Vásquez están aparentemente vencidos. Uno puede terminar en Ternera Resort, y otro en la casa comiendo chicharrón, si es que rompe la dieta. Los médicos están alerta. El corazón de Manolo se ha debilitado con el agite de las audiencias. El Triunvirato Presidencialista está tras la joya de la Corona, y donde manda capitán, no manda marinero, a no ser que el marinero produzca una rebelión con la tripulación a bordo y mande al papayo al capitán.

Esta es la verdadera razón que domina el sainete de la operación La Heroica I. Desearía que metieran preso a todos los culpables, pero también a los determinadores de la corrupción macondiana anidada en la Casa de Nariño y en el Capitolio Nacional. Pero dime, juez de garantía de esta vista pública, ¿comeremos alcalde y contralora?

Categorías
Análisis Investigación

Confidencias de una reunión secreta: Vargas, Char y (La Gata=) Montes

El imperio de los Montes (Parte I)

El día en que el vicepresidente Germán Vargas tuvo como invitado especial al exgobernador Juan Carlos Gossaín en la inauguración de casas gratis sin la presencia del gobernador de Bolívar, Dumek Turbay. Gossaín es aliado de William Montes, quien le ayudó a conseguir su financiación.

En una festiva reunión enmarcada por los carnavales de Barranquilla 2017, se reunieron tres personajes de la política regional: Fuad Char Abdala (anfitrión), el vicepresidente de la República de la época, Germán Vargas Lleras, y un personaje que muy probablemente incomodaba al padre del alcalde de Barranquilla, Alejandro Char. Se trataba del exsenador conservador, William Montes Medina, quien no se representaba asimismo sino a la organización de Enilce López Romero, popularmente conocida como La Gata.

El patriarca de la Casa Olímpica, Fuad Char Abdala, bendijo la alianza con Vargas y La Gata.

Es decir, que la reunión tenía un tinte político de poder para definir cómo se iban a repartir electoralmente el departamento de Bolívar en las próximas elecciones parlamentarias, gobernación y alcaldía de Cartagena. Tanto Char como Vargas Lleras dan como real que la varonesa política en Bolívar es la Reina del Chance y que nadie puede entrar sin su permiso. Esto es tan cierto que «Jorge 40» pretendió desplazar a La Gata de Bolívar, su fortín, y no lo consiguió, hasta guerra hubo entre ellos, pero la poderosa mujer impuso sus garras.