Categorías
Investigación

«Mermelada tóxica» (I) Los dineros para la paz y las víctimas se van como agua en porqueriza

  • «Mermelada tóxica» para la paz y las víctimas
  • ¿Adónde va a parar la plata de las víctimas?
  • ¿Abraham Kamell Yaspe, alcalde de San Jacinto, desconoce que entre los beneficiarios está Jorge Yima Kamell Yaspe  y Hasam Kamell Carvallo, hermano y padre?
La alcaldesa de El Guamo, Luz Marina Mercado Villalba, reconocida líder de la Casa García de Juancho y de Piedad Zucardi, fue avalada por el partido Liberal, aparece pidiéndole al hoy expresidente Santos más plata para la paz.

El día en que Luis Miguel García, 58 años, víctima del conflicto armado en los Montes de María, fue incluido junto con tres hermanos en una lista de beneficiarios de una porqueriza, se sintió el hombre más feliz del mundo, porque por fin iban a paliar el hambre y la escasez que sus familias vienen padeciendo desde aquellos aciagos momentos en que fueron desplazados violentamente por paramilitares en la vereda Puente de San Jacinto Bolívar, en la que cultivaban productos de pancoger y tenían sus animales de corral. Pero tal felicidad se diluyó, como agua en la porqueriza que le entregaron a medio terminar, y, en una semana, de los 13 puercos donados, solo sobrevivió un marrano.

La porqueriza que aparecía en el plano técnico tenía 15 postes, pero la hicieron con 9; asimismo sucedió con los «chupos», bebederos, y comederos de los cerdos. No hicieron las divisiones internas, y tampoco la poza séptica tenía las especificaciones técnicas contratada. Los cerdos llegaron a la 5 de la madrugada del 28 de abril sin ninguna certificación sanitaria del ICA, los cuales murieron en el lapso de una semana. Este periodista —conjuntamente con representantes de las comunidades y beneficiarios de esos municipios— hizo una inspección con un técnico y pudo comprobar que el contrato fue ejecutado aproximadamente en un 60% en San Jacinto y un 50% en El Guamo.

Luis Miguel García, una de las víctimas, protagonista de esta historia. Sonríe a pesar de la «mermelada tóxica» que se chupó su porqueriza.

Pero hay un hecho curioso. Unos galpones y porquerizas fueron construidas en los predios de la finca La Bendición de la familia del concejal Marcos Gutiérrez. Estuve en el sitio, tomé fotos y videos, precisamente en el momento en que desembarcaron un ganado como parte de la dotación de otro contrato ($13 mil millones) para la paz y las víctimas del conflicto. (Nota: He eliminado el párrafo sobre el asesinato de Argemiro Viana, conocido como «El Ciruelo», porque estaba fuera de contexto).

Por cada galpón y porqueriza se deberían beneficiar tres familias. Las víctimas beneficiarias del contrato se llevaron sus gallinas, otras se perdieron y no se sabe el rumbo que tomaron los marranos. Las gallinas y los cerdos que ví hace dos días, fueron traídos recientemente. Tampoco les hicieron las capacitaciones y las 2.160 visitas técnicas como estaba estipulado en el contrato.

«Mermelada tóxica» para la paz y las víctimas

Este es Obeth de Ávila. ¿Pensando en el nuevo contrato de paz o disfrutando de las mieles del dinero dirigido a las víctimas empobrecidas?

La alcaldesa de El Guamo, Luz Marina Mercado Villalba, es la responsable del contrato. Ella es la ejecutora del proyecto que tiene un costo de $2 mil millones de pesos, y para eso contrató a FUNDARVIR, representada por Obeth de Ávila Galindo. Es decir, ella, el alcalde de San Jacinto y de Ávila se encuentran en una enredadera, lo mismo que el político que tramitó en Fonade y la UARIV dichas partidas. A cada beneficiario se le debió invertir cerca de $7 millones, menos los impuestos de ley y costos de administración. Como se demuestra en este informe, el objeto final del contrato no se cumplió, puesto que hoy las unidades productivas no están funcionando. Y aunque hayan entregado galpones y porquerizas a medio construir, el operador se quedó con $700 mil que debía entregarle a cada beneficiario para insumo y transporte, puesto que solo le dio $500 mil de los $1,2 millones que debían donar para ese rubro. Y todo esto lo sabía tanto el alcalde de San Jacinto como la de El Guamo.

Otra de las curiosidades que pude encontrar es que el acta No 1 del Comité Técnico de seguimiento de la ejecución del contrato aparece Oscar Jiménez, marido de la alcaldesa, como representante de la alcaldía de El Guamo, donde se tomaron decisiones importantes para hacerle un seguimiento a la ejecución del contrato. Aquí se estaría presentando un caso de usurpaciones de funciones con el fin de consolidar el fraude. También es cierto que se buscaron «beneficiarios fantasmas» para favorecer a familiares de concejales, como de los mismos alcaldes de los dos municipios.

Tengo en mi poder más de ocho (8) requerimientos del director de UMATA de El Guamo, Luis Angel Mendoza Leyva, supervisor del contrato, dirigido a la alcaldesa Luz Marina Mercado Villalba y a los operadores del contrato. El último se lo hizo el 1 de junio de 2018. En julio se retiró de la UMATA. De igual manera, el secretario de Desarrollo Económico y Ambiental de San Jacinto, Jaime Arango, el alcalde lo declaró insubsistente, porque le había puesto de manifiesto en varias ocasiones las irregularidades de ese contrato y de otro que busca el repoblamiento bovino dirigido a las víctimas del conflicto por valor de $13 mil millones que tiene el mismo «modus operandi» de la ejecución de este de $2 mil millones. (Vea el segundo informe).

La directora de la organización ODDC, Blanca Victoria Sabagh, quien ya está aburrida de presentar denuncias ante la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría, le dirigió un derecho de petición a Fonade, cuya jefe de jurídica, María Carolina Zuñiga Hernández, le respondió:

«En atención a que los compromisos adquiridos no se cumplieron dentro de los términos otorgados, se procedió a requerir al municipio en calidad de entidad ejecutora el pasado 31 de mayo de 2018 con el fin de que a más tardar para el 18 de junio de 2018 se remitiera la información que diera cuenta de la ejecución total del proyecto, ya que vía correo electrónicos de fechas 02 de abril y 17 de mayo se había solicitado la entrega de la información con sus debidos soportes y esta no fue remitida en su oportunidad, advirtiendoles el inicio de los procesos a los que haya lugar en un eventual incumplimiento de las obligaciones a su cargo». 

Si la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría quieren el expediente de este caso, con mucho gusto se los entrego para que inicien las investigaciones respectivas. Es decir, cada una de estas entidades pueden empezar la investigación de oficio. También cualquier ciudadano puede hacerle llegar este informe de investigación para que construyan una hipótesis criminológica (caso la Fiscalía) a fin de dar con los responsables de esta falta de transparencia en el manejo de los recursos dirigidos a la reparación integral de las víctimas y construir una paz duradera en nuestro territorio que fue azotado por la guerra.

El Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo -FONADE- es una Empresa Industrial y Comercial del Estado, de carácter financiero, adscrita al Departamento Nacional de Planeación (DNP). El gerente general de Fonade, Álvaro Balcázar, recibió un informe técnico donde se pone de manifiesto que es una entidad en alto riesgo, que no está cumpliendo con su objeto social y se ha convertido en un nido de ratas. Es ineficiente y un fortín para el clientelismo político, al buen estilo de los políticos de las diferentes regiones del país. O sea, que los defraudadores de estos contratos para las víctimas y la paz, vienen desde el gobierno central y del congreso. El gobierno porque los otorga y el congreso porque los recibe. ¿Quieren una pista? Un familiar de la alcaldesa de El Guamo es el eslabón que conecta con Fonade.

El gerente de Convenio de Fonade, Jairo Fidel Ortega Chaparro, fue uno de los capturados por el caso de corrupción en el convenio entre Coldeportes y el alcalde de El Peñón, Arling Arias. Ortega es el actual gerente de convenio de Fonade y está a cargo del contrato que tiene el Fondo Financiero con la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC). La investigación da cuenta de que Arias, alcalde municipal, sería muy cercano al exsenador Antonio Correa, quien por conducto de un integrante de su Unidad de Trabajo Legislativo, se habría puesto en contacto con el mandatario local para lograr la firma del convenio por tres mil cuatrocientos noventa y un millón de pesos ($3.491’000.000), para la construcción del escenario deportivo fantasma. Sobre este tema de El Peñón publicaré próximamente.

¿Adónde va a parar la plata de las víctimas?

La porqueriza del concejal sí se la hicieron con todas las especificaciones. Esta es la finca del concejal Oscar Gutérrez. Está como las casas modelo de las vivienda de interés social.

Los beneficiarios son unos convidados de piedra que ni siquiera socializaron con ellos el proyecto ni tampoco adoptaron los mecanismos de control. Si los beneficiarios no resultaron beneficiados, ¿quién se benefició? ¿Adónde fue a parar esa plata? ¿Qué papel  ocupó el hijo de la alcaldesa, Oscar Jiménez Mercado, en todo este embrollo?

Mientras que en San Jacinto algunos beneficiarios estuvieron dispuestos a hablar, cosa diferente fue en El Guamo, donde muchas de las víctimas fueron calladas con $300 mil en efectivo y otras coaccionadas por fuerzas oscuras, ya que todavía impera el miedo al paramilitarismo. En las veredas de esos municipios no existe libertad, mucho menos de expresión. En El Roble y Nervití y Eneas los beneficiarios también fueron engañados. Les da miedo denunciar, porque todavía está fresca la sangre derramada por familias humildes e inocentes que fueron victimizadas por el simple hecho de quedar atrapadas entre dos fuegos. Las víctimas son manipuladas con la esperanza de recibir beneficios de inversiones millonarias que nunca les llega, como es el caso de las porquerizas. Y si les llega, es en forma de «parampampam» (para que crean que se hizo) y justificar en sus informes de ejecución del contrato para recibir el dinero sin cumplir con sus obligaciones contractuales. Es decir, hacen el «parampampam» para robarse la plata.

García hace parte de las 270 víctimas del conflicto de El Guamo y San Jacinto beneficiarias del proyecto denominado «Establecimiento de unidades productivas de maíz, cerdos de engorde y gallinas ponedoras, como fuente de generación de ingresos para las familias víctimas del conflicto armado en los municipios de El Guamo y San Jacinto, departamento de Bolívar», radicado bajo el contrato No RE—001-2017 con recursos de Fonade, la Unidad Nacional de Víctima (UARIV) y las alcaldías de esos municipios montemarianos. El contrato costó casi $2 mil millones, en aras de la exactitud; $1.996.604.896. La ejecución del contrato finalizó el pasado mes de marzo de 2018, y solo falta por pagar aproximadamente $180 millones (8% del costo total) al operador privado FUNDARVIR, cuyo representante legal, Obeth de Ávila, no aparece por ningún lado ni siquiera para reclamar el resto de la cuenta.

Aquí, diagonal al cementerio de Manga, supuestamente es la sede de Fundarvir, pero en realidad funciona una cancha sintética y la heladería «Bendito Arroz».

No conocen a ningún Fundarvir en el domicilio que reportó en la Cámara de Comercio de Cartagena y en los documentos contractuales. Fui a la siguiente dirección de Manga (Cartagena): Calle 29 No 17—239, diagonal al Cementerio de Manga. Allí funciona una cancha sintética y a la entrada la heladería «Bendito Arroz». Pregunté que si alguna vez había funcionado la fundación Fundarvir y me dijeron que no. Pregunté por Obeth de Ávila, y me dijeron que solo un familiar de él a veces llega por esos lugares. Me dio la impresión que estaba buscando el paradero de una persona jurídica fantasma, a juzgar porque no aparece su domicilio de operación ni tampoco para notificaciones, ni en San Jacinto ni en Cartagena de Indias.

Contrato Plan para la Paz

El Departamento de Planeación Nacional (DNP) suscribió el contrato interadministrativo de Mandato con Fonade No DNP 546-2016 (No 216138) que tiene como objeto:

«Realizar la administración y operación del Fondo Regional de los contratos Plan con los recursos que ingresan a este y los demás que sean transferidos para facilitar la ejecución y el cumplimiento de los acuerdos, metas y resultados acordados en cada Contrato Plan y lograr la articulación y convergencia de recursos disponibles realizando las actividades  que garanticen la operación de éste, cuyo término de ejecución es hasta el 31 de julio de 2018».

El proyecto se planeó con tres (3) líneas productivas: (I) cultivo de 80 hectáreas de maíz, (II) 30 porquerizas con los cerdos, y (II) 20 galpones con sus respectivas gallinas ponedoras. Fonade puso $1.357.381.702 (68%), Unidad de Victima $339.445.354 (17%), El Guamo $149.874.640 (7.5%) y San Jacinto $149.874.640.  Las cuatro entidades realizaron el convenio interadministrativo que derivó en el contrato específico radicado con el No 031-20171481. Fonade expidió el registro presupuestal (No FGP 4126) el 5 de junio de 2017, San Jacinto lo hizo (No 336) el 14 de agosto y El Guamo (No 9900239) el 15 de junio de 2017. El contrato tuvo un plazo de ejecución de 6 meses a partir de la última fecha de la expedición del certificado presupuestal, esto es, el 15 de junio. Es decir, que debió quedar completamente ejecutado el pasado 15 de diciembre de 2017. Sin embargo le concedieron una prórroga de dos meses, es decir, hasta el 15 de febrero de 2018.

Abraham Kamell Yaspe, aparece involucrado en estas irregularidades sobre dineros de las víctimas. Fue avalado por el partido Liberal. Foto alcaldía de San Jacinto.

El 3 de marzo de 2018, sucedió algo muy importante en la reunión del Comité Técnico de Ejecución del contrato que la directora de la Unidad de Víctima de Bolívar (UARIV), Miledy Galeano Paz, quien presidió la reunión, debió prender las alertas. A este Comité asistieron todos los representantes de los actores del proyecto, incluyendo René Camelo Ramos, de Fonade, excepto los beneficiarios, razón de ser del mismo proyecto, lo cual desdice de la finalidad social del mismo. Claudia Moreno Sarabia, supervisora del contrato por parte de la UARIV dejó sentada en el acta lo siguiente:

«Manifiesto mi preocupación por los dos galpones que ubicados en la finca Santa Barbara debido a que ninguno de los dos beneficiarios es dueño de esa finca, y han dicho que se van a llevar sus gallinas para sus casas y los galpones le van a quedar al concejal dueño de los predios, según dicen los mismos beneficiarios. Que no concertaron con ellos y que solamente los llamaron el día cuando les iban a entregar las gallinas y los insumos, de igual manera sucedió con una porqueriza».

Por su parte Daniel Olaya, también de la UARIV, dijo:

«La alcaldía de San jacinto (Abraham Kamell Yaspe) debe una explicación frente a la situación expuesta por Claudia Moreno, y la alcaldía de El Guamo (Luz Marina Mercado Villalba), en su calidad de ejecutor, debe devolver los recursos invertidos en predios ajenos a los beneficiarios».

Lo curioso es que en ese Comité Técnico estaban los alcaldes aludidos. Abraham Kamell Yaspe, dijo:

«El proyecto tiene falencias. Yo ni conozco al representante legal de FUNDARVIR. Si los beneficiarios firmaron las actas de entrega de galpón y de los insumos, es porque estaban de acuerdo con todo, por lo tanto debieron mostrar sus inconformidades en ese momento».

¿El alcalde de San jacinto, Abraham Kamel Yaspe desconoce que entre los beneficiarios están Jorge Yima Kamell Yaspe  y Hasam Kamell Carvallo, su padre? Observen bien de quién es la finca donde se construyeron algunas de las porquerizas y galpones. También verifiquen las que se construyeron en la finca de Elino Fernández, concejal del municipio.  ¿Cinismo del alcalde de San Jacinto? Cualquier interpretación que se le dé a las declaraciones del alcalde de San Jacinto o de la alcaldesa de El Guamo, es irrelevante. La verdad verdadera está documentada, porque actuaron con alevosía para apropiarse los recursos dirigidos a las víctimas del conflicto.

De esta manera, representantes de victimarios, revictimizan a una población hambrienta, empobrecida que observa con esperanza los anuncios de prensa sobre multimillonarias inversiones para la paz (Contrato Plan) y las víctimas, pero se quedan en los bolsillos de los mismos actores que hicieron posible la primera victimización. Y lo que es peor, las organizaciones de víctimas se convierten en cómplices cuando quedan en silencio esperando una esquirla de esa rebatiña.

De esta manera los dineros para la paz y las víctimas se van como «agua en porqueriza hacia la poza séptica».

Mientras tanto, Luis Miguel García, 58 años, y sus dos hermanos Luis Alberto y Orlando Miguel García, como parte de los 270 «beneficiarios» de este engaño, se quedaron con la esperanza de recuperar sus lechones y terminar la porqueriza. Del ahogado, solo le quedó el sombrero, el pobre marrano que terminará pagando los platos rotos en diciembre de 2018 que se convertirá en sabroso chicharrón con yuca que venderán en la orilla de la carretera Troncal del Caribe. Hasta de pronto la alcaldesa de El Guamo se vaya a comer un chicharrón del pobre marrano.

Categorías
Investigación

Zucardi-García, procesada por parapolítica, se queda con la Cartagena de la champeta y el despeluque

Piedad Zucardi con su esposo Juacho García, es la pareja que marca la pauta en la Cartagena de Sergio Londoño.

Nadie sabe para quién trabaja. José Julián Vásquez fue el estratega de la victoria de su hermano Manuel Vicente Duque en la alcaldía de Cartagena. Sus principales aliados fueron los senadores Felipe García Zucardi (Piedad Zucardi y Juancho Garcia), Daira Galvis Méndez, y Lidio García. Hoy, la alcaldía quedó en poder de los García Zucardi, tal como lo analizamos en luciotorres.co.

Si con la renuncia de Manuel Manolo Vicente Duque, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC se podría quedar con la alcaldía de Cartagena en unas elecciones atípicas; con su reticencia a renunciar, beneficiaría principalmente a sus aliados, pero en especial a la casa García Zucardi dirigida por su patriarca Juancho García —condenado por corrupción en 2012— y la exsenadora Piedad Zucardi, a punto de ser condenada por paramilitarismo y concierto para delinquir agravado.

¿Cuál es el querer de los cartageneros? ¿La renuncia o no renuncia de Manolo? ¿To be or not to be? Pero a Cartagena hay que decirle la verdad y mostrarle todos los escenarios posibles sin ningún temor a causar escozor o malestar a la gente que siempre ha vivido en su zona de confort y no se inmuta por la mala situación que vivimos o se la pasa criticando sin hacer lo que debe hacer para darle a la ciudad lo que necesita.

Cuando la gente recibe una información con un enfoque distinto, su mente se remueve y se retuerce. Su cerebro comienza a pensar de una forma diferente, siempre y cuando se detenga a analizar lo difundido. Y puede haber alguien que califique de «noña» el análisis que hice en el escrito Las Farc se podría ganar la alcaldía de Cartagena en elecciones atípicas, sí Manolo renuncia. Lo califica así porque su mente no le permite discernir más allá de la información a la cual está acostumbrado por el sistema político y social en que se encuentra inserto; o su razonamiento está preso de alguna ideología o resentimiento.

La revocatoria

Adolfo Vanegas, uno de los líderes de la revocatoria a Manuel Vicente Duque

En una sociedad diferente, un proceso de revocatoria sería un sentimiento generalizado y masivo de la gente cuando hay causas justas o cuando sus líderes son libres de cualquier sospecha. Pero en Colombia, como en Cartagena, solemos criticar, descalificar y condenar al contrario sin el beneficio de la duda, pero al momento de la acción cuestionamos a quien toma una decisión sobre la coyuntura política. Es el caso de la revocatoria liderada por Roberto Pérez y Adolfo Vanegas que apenas pasó rasante por el colador de la Registraduría, hecho que la hace débil para revocar con contundencia —no el mandato de Manolo Duque— sino a toda la clase política y empresarial que han sido incompetentes e inconsecuente para sacar adelante a la Joya de la Corona sometida a una dictadura de una pequeña mafia política que se ha incrustado desde hace tres décadas en el poder local.

No basta con revocar a la administración de Manolo, es necesario revocar a toda una clase política, cuyo poder público lo ha ejercido como si fuera un poder privado. Sus empresas y sus capitales han crecido proporcionalmente a la depredación de los presupuestos oficiales de la Cartagena olvidada. Ellos son los que ponen fiscales, jueces, procuradores contralores, superintendentes y han cooptado a una dirigencia popular que antaño era independiente y activa, pero hoy reciben las migajas que caen de la mesa de los grandes.

Entre la verdad y el espejismo

Si bien es cierto que el pueblo ha girado hacia propuestas alternativas, no ha tenido la capacidad de distinguir entre la realidad y el espejismo. Votamos por Juan Manuel Santos por miedo al uribismo que nos dejó una experiencia fatal en la sociedad y en la democracia. Se votó por el NO, en el plebiscito, por miedo a las FARC, y no supimos que dicha decisión era una talanquera para que el proceso de transformación del país se realizara, proceso que está en morosidad y es incierto que se haga. El problema es que emocionalmente el electorado cartagenero es similar al del país. En la Era Digital las cosas deberían ser a otro precio, puesto que los medios están al alcance de la gente.

El periodismo que hacemos es un ejemplo de que sí se puede. Fui empleado de los monopolios de la información cuando era estudiante universitario. Pero al poco tiempo, me di cuenta que para ejercer un periodismo independiente y libre, basado en la verdad, debía romper con los grandes medios de comunicación. Y desde entonces hago un periodismo libre. ¿Cuándo un periodista independiente de los grandes medios de comunicación —hace 5 años— hubiese soñado tener 176 mil lecturas, y su trabajo reproducido por varios portales digitales nacionales con un espectro de lectores que llega a más 500 mil? ¡Nunca! La Era Digital nos da una gran oportunidad para difundir un trabajo periodístico de calidad directo a la conciencia de los lectores que en su mayoría se hace viral espontáneamente sin usar las herramientas de marketing de las redes sociales. Pero lo importante no es que te lean tus informes periodísticos más personas, sino el impacto que ello tiene para la toma de decisiones y para el imaginario popular.

Si Manolo no renuncia

Manolo Duque, alcalde de Cartagena, no fu

Si el acalde elegido por los cartageneros no renuncia, Juancho García —exconvicto— definitivamente se queda con la alcaldía en alianza con los otros senadores, así como se quedó con la alcaldía en las crisis de Nicolás Curi (Gina Benedetti, 1999) y Campo Elías Terán (Carlos Otero, 20013). Cuando iban a meter preso al alcalde Carlos Diaz Redondo (2003) por orden de la que fuera fiscal 14, Carmen González, de la Unidad de Delitos contra la Administración Pública, por no aceptar las pretensiones de Alfonso Turco Hilsaca de que contrataran el relleno La Paz. Lo que no sabía la gente es que la González estaba, al parecer, confabulada con Hilsaca para utilizar la fiscalía con fines particulares. Juancho García ya tenía listo su candidato de una terna que debían entregarle a Álvaro Uribe Vélez (2003). Pero Carlos Diaz prefirió negociar directamente con Uribe y sacar del camino a Juancho García, quien junto con Piedad Zucardi ya habían hablado con el presidente para nombrar a un alcalde encargado de sus entrañas. (Esta historia la publicaré en otra ocasión). CarlosDíaz se mantuvo en el cargo hasta cuando dejó como encargado a Rodolfo Díaz, puesto que se había cumplido su período legal. Luego Albeto Barboza fue elegido alcalde para el siguiente período.

Si Manuel Vicente Duque no renuncia, se verá enfrentado a los procesos penales y disciplinarios que se le siguen, los cuales podrían mantenerse vivos hasta el primer trimestre del próximo año. Es decir, que cuando se resuelvan, ya no se podrían hacer las elecciones atípicas por haber sobrepasado la barrera de los últimos 18 meses de la terminación de su período. Entonces, el presidente Santos colocaría el alcalde de sus afectos, y la Joya de la Corona la seguirá ostentando la Casa García Romero—Zucardi con sus aliados.

Conclusión. Vemos dos escenarios con la renuncia de Manuel Vicente Duque: la FARC o los gremios se quedarían con la alcaldía de Cartagena. Si no renuncia, quedaría en manos de los García. ¿Qué prefieres tú?

La solución a la crisis de gobernabilidad de Cartagena son las elecciones mediadas por una revocatoria no solo de la administración de Manolo sino de toda la clase política. Sería lo ideal. Pero la realidad es otra.

Cartagena es la ciudad de la champeta y del despeluque —parodiando al poeta Antonio Machado— y nos olvidamos de nuestra mala situación. Estamos como el viejo dicho machista español: «En Andújar la que no es puta es bruja».

Categorías
Análisis

La joya de la Corona (III): Las escuchas del triqui-triqui que una vez tumbaron a un senador y a dos gerentes de Telecartagena

En un acto social, Juan García Romero, autor del triqui-triqui acompañado de su esposa la senadora Piedad Zucardi, quien puede regresar a la cárcel. Cortesía.

El primer escándalo político de escuchas asociadas a una investigación penal sucedió hace 20 años cuando la Fiscalía Anticorrupción conoció un casete de una conversación donde el senador del partido Liberal en el poder, Juancho García, (autor del triqui-triqui) le decía al gerente de Telecartagena, Francisco Martelo, lo siguiente:

«En este tipo de entidades hay dos cosas que producen diferencia (ganancia): la burocracia y la contratación. Sobre eso es lo que tú y yo nos vamos a poner de acuerdo, cómo se va a manejar la burocracia y cómo se va a manejar la contratación… Pero esto debe ser claro como el agua.»

Es muy probable que haya parlamentarios metidos en la operación La Heroica. ¿Compulsarían copias a la Corte Suprema de Justicia? Y si usted se está escandalizando con los audios de José Julián Vásquez y los concejales Useche y Hogde en la operación La Heroica, con los audios de García Romero, se escandalizaría más:

«En la única teleasociada en la que no se meten es aquí… por ejemplo, yo a Blackburn (presidente de Telecom) le dije, mandas huevo meterte en esa huevonada aquí, con todo lo que estás haciendo allá… déjame vivir a mí, no seas hijueputa!». 

En este primer escándalo de escuchas estuvieron involucrados el expresidente de Telecom y exsenador José Blackburn y el exministro y exsenador Eduardo Pizano de Narvaez. ¿Qué tiene que ver el caldo con la tajada? Pues, García Romero se cayó para arriba porque el presidente Andrés Pastrana le nombró a Gina Benedetti, ficha política suya, como alcaldesa (e) de Cartagena cuando después de un foro la Contraloría General tumbó a Nicolás Curi, alcalde de Cartagena de ese entonces. García Romero hoy sigue siendo protagonista tras bambalina del poder político regional, pues con la crisis de Manolo Duque se le agregó a su bolsa burocrática una dependencia muy apetecida: la Secretaría de Educación Distrital. Ahora en esta institución fue nombrado el hijo de su antiguo socio, Jaime Hernández Pérez, quien fue condenado por haber expoliado las arcas de Telecartagena mediante una participación del 33% para cada uno de los tres que hacían parte de ese maligno complot. El escándalo se bautizó como el triqui-triqui: el robo se lo dividían entre tres.

El arte de engañar para seguir peor

Como los humanos tenemos una capacidad mental limitada, podemos ser fácilmente engañados por magos y culebreros de toda pelambre. Éstos solo hacen el 40% para embaucarnos y el 60% restante lo hacemos nosotros mismos. ¿Cómo así? El Triunvirato Presidencialista viene a salvarnos de la corrupción de Manolo Duque y de su hermano José Julián Vásquez. La inmensa mayoría de los cartageneros aplaudimos al Fiscal con razón porque estamos asqueados de tanta corrupción que la Bestia local vomitó en las escuchas develadas por la Fiscalía en la primera fase de la operación La Heroica I.

Pero, en realidad, la razón de esa operación no es la depuración de la cosa pública sino reacomodar a los detentadores del poder tradicional local, es decir, le está regresando la ciudad a los mismos que siempre la han explotado. (Léase: Santos inicia la recta final de su mandato con la joya de la Corona).  Por eso es que en los 200 años de vida republicana de Colombia la clase dirigente ha dominado a la sociedad mediante el arte del engaño; y cuando este no funciona, apela a la violencia sistemática, tal como lo demuestro en mi libro ¿Adiós a la guerra? Cinco claves para la paz, texto que te invito a que estudies para que entiendas el conflicto armado colombiano.

Hablemos con la verdad

No me da miedo los epítetos que algunos lectores desorientados emiten contra mí, tampoco las calificaciones a priori que lanzan de que sea manolesco. Los entiendo: ¡Están desorientados! Te lo explico despacito y con plastilina.

Tú y yo queremos que Colombia cambie. No lo dudo. ¿Pero tú has cambiado? Tú y yo estamos contra la corrupción. No lo dudo. ¿Qué hiciste hoy para combatirla? El 40% de tu cerebro tiene una información real de lo que sucede y de lo que quieres, pero el otro 60% que dirige tu actuación está determinado por los patrones mentales que están enquistados en tu cerebro en dos zonas muy importantes: prosencéfalo (parte posterior del cerebro que se denomina reptiliano) y en el límbico, zona central donde nacen las emociones. Ahora mismo, tu cerebro racional está analizando lo que te estoy escribiendo. Es aquí en este ejercicio racional donde nace la verdad, y no simplemente en lo que crees ver.

Por eso es que Sergio Londoño Zurek ahora no sabe —no es consciente— de que él es una pieza del ajedrez de la corrupción que es movido por personajes que están en el vértice de la pirámide, y lo que hace es porque cree que es legal y es lo correcto. Londoño fue puesto por el Presidente, y hará lo que él le diga que esté dentro de la legalidad. Así también lo creyó Manolo Duque. ¿Como te explico? Las ramas de los árboles no le permitían a Manolo ver el bosque exuberante que nace del poder de la sociedad.

En otras palabras, son tres capitanes que controlan tu vida y tu actuación. El primer capitán tiene el 40% de lo que piensa que es verdad y te puede llevar a ella, pero el otro 60% puede que no sea cierto y entra en contradicción con el primero. Si eres un ser humano cuyas emociones controlan tu vida, estás acabado. Lo mismo que si eres solo primario en tu reacción frente a todo lo que te suceda en la vida cotidiana. Entender la aplicación de la justicia, como es el caso de la operación La Heroica I, es necesario entender las tres dimensiones del cerebro humano, como lo expliqué en varias universidades de la región Caribe. (Escuche o lea mi conferencia Neurociencia y justicia transicional en la Cátedra de Paz).

La verdad no está químicamente pura. Se necesita hacer un ejercicio mental filosófico para depurar las tesis y conclusiones de las impurezas mentales anidadas en nuestros patrones cerebrales. ¿Te has dado cuenta de la importancia de la filosofía asociada a lo cognoscitivo y formativo? Si Manolo Duque hubiese hecho este ejercicio mental filosófico, no estuviese tan emproblemado como lo está hoy. ¡Lo entiendo! Duque Vásquez de filosofía, pocon pocon.

Santos quiere a Cartagena

Como en los viejos tiempos de Fernando VII —cuando José Bonaparte, hermano de Napoleón de Francia que saqueó las arcas reales españolas— se perdió la joya de la Corona: la perla Peregrina. Y con este robo, la España Imperial perdía sus colonias americanas con las luchas de independencia, poniendo el ejemplo Mompox y la mismísima Cartagena.

De esa misma manera, las élites dominantes han perdido el control de la Cartagena de abolengo, del reinado de belleza y del baile de salón, que si sucedía un muerto, los cronistas tenían dos meses para mantener atrapados a sus lectores y se quedaba en la memoria colectiva de La Heroica. Era la Cartagena de los Lemaitre, Mogollón, Araújo, Zurek, Emiliani, Pombo, una ciudad de folletín donde no sucedía nada extraordinario, ya es de tiempo postrero. Y guardando la analogía de las épocas distintas, recurro a nuestro poeta insigne, Luis Carlos López, para describir a su amada ciudad al final de su vida:

«Fuiste heroica en los años coloniales,

cuando tus hijos, águilas caudales,

no eran una caterva de vencejos.

Mas hoy, plena de rancio desaliño,

bien puedes inspirar ese cariño

que uno les tiene a sus zapatos viejos

Pues bien, esa caterva de vencejos fue reemplazada por una caterva de ambiciosos provincianos que después de saquear a sus provincias, llegaron para expoliar a La Heroica. Así aparecieron los Espinosa, los Faciolince, los García Romero y el cartel del suero. Y después llegó una oleada de perros y gatos que se hicieron con el poder e imponiendo su ley con abundante dinero. De esta etapa de la historia política de La Heroica podemos mencionar a Enilce López, John David, y Alfonso Turco Hilsaca, y el Cartel del Bocachico. Éstos últimos, made in Magangué.

J.J. y Manolo, las vedettes de la política

En octubre de 2015 —al ganar la alcaldía de Cartagena— irrumpió en ese poder político un par de personajes nacidos en el barrio Blas de Lezo, los hermanos Vásquez: Manuel Vicente Duque y José Julián Vásquez. Manolo y J.J. —así lo conocen en el mundo de la política— se quedaron con la joya de la Corona, en medio del asombro y la envidia de la clase política tradicional. Todos los jefes políticos bolivarenses se quedaron viendo un chispero. Si J.J. no hubiese estado inhabilitado, otra historia estaría analizando.

¿En qué se diferencia la presunta corrupción de los Vásquez a la generación de los vencejos y a la de los líderes de provincia que saquearon la tan apetecida joya? La diferencia son los estilos de gobierno, pero la esencia es la misma. Mejor dicho: ¡la misma muñeca con diferente pollerín!

No obstante, hay una diferencia que quiero subrayar. Los Vásquez no tienen la íntima relación que las anteriores generaciones tuvieron con el poder central. Antes de la sustitución de la constitución del 86, los gobernadores eran nombrados por Decreto, y, a su vez, ellos nombraban a los alcaldes. Por eso sus apellidos eran parecidos: Núñez, Román, Obregón, Calvo, Arrázola, Lequerica, Pupo, López Escauriaza (hermano de Luis Carlos), Lemaitre, Segovia, Tono, Pombo, Faciolince, Gossaín.

En una historia política reciente de elección popular —desde 1988— (y excúsenme que sea detallista) los que se están acomodando con la recuperación de la joya de la Corona podían llamar al teléfono presidencial sin ningún problema, ¡y el presidente les pasaba! No importa quien estuviere en el sillón de la Casa de Nariño. Así se reacomodaron cuando el presidente Andrés Pastrana impuso a Gina Benedetti (1999) por Nicolás Curi;  el presidente Santos a Carlos Otero (20013) por Campo Elías Terán Dix, y a Sergio Londoño (2017) por Manuel Vicente Duque Vásquez. De estos tres ejemplos de la historia política contemporánea regional, hay un personaje común y que como el camaleón se mimetiza y luego aparece de otro color: Juancho García Romero.

Jaime Hernández, el otro del triqui-triqui, condenado por corrupción. Cortesía Archivo El Universal.

En el gabinete de Londoño Zurek, García Romero es el político que más poder tiene. Y como me gusta hablar con hechos, presento uno. El nuevo secretario de Educación Distrital, Jaime Hernández Amín es hijo de un antiguo socio suyo del triqui-triqui, Jaime Hernández Pérez, exgerente de Telecartagena. Hernández y su patrón político, Juancho García, se robaron a esa entidad a través de contratos de suministros y convenios interadministrativos. Juancho García —como era senador— fue condenado por la Corte Suprema de Justicia , y Jaime Hernández, por el Juez Tercero Penal del Circuito en 2012.  ¿Cuál es el problema? El chico Hernández no tiene la culpa del mal ejemplo de papá, como el senador Felipe García Zucardi —vale (amigo) de Londoño y del mismo Jaime Hernández— no tiene la culpa de la corrupción de sus padres. De la misma manera, Martín Santos —llave de Londoño y de Felipe García— no tiene la culpa de lo que haga su padre Presidente.

En Cartagena, Barranquilla y en toda Colombia, hay familias completas que se dedican a la delincuencia, como el microtráfico o la construcción ilegal. Si los abuelos ponen el ejemplo, ¿qué pueden hacer sus nietos? Por ejemplo, Wilfran Quiroz vio que en su familia todo el tiempo se dedicaban a los negocios ilegales. A él le parecía algo normal construir un edificio ilegal sin importarle que alguna vez se cayera con la gente adentro, hasta el punto de involucrar a su primogénito, David Quiroz, en el mismo negocio, y tenga la plena seguridad que éste le enseñará a sus hijos lo mismo. ¿Te la pillaste?

Con urgencia necesitamos que los tres cerebros que tenemos actúen en armonía. ¿Y quien puede ayudarnos? Tú. Cuando vayas a votar, ¡pon a pensar el cerebro donde se construye la verdad y la conciencia! Si eliges a quien te ofrece beneficios directos, estás perdido y, lo peor, pierde la ciudad. Comes ahora con el contrato o el empleo, ¿y mañana? Que todos hacen lo mismo, me responderás. Es cierto, pero uno es más que dos, y todos haremos cambiar el estado de cosas en la cual han reducido el país y, en particular, Cartagena, cuando uno solo comienza a cambiar.

Los hermanos Vásquez están aparentemente vencidos. Uno puede terminar en Ternera Resort, y otro en la casa comiendo chicharrón, si es que rompe la dieta. Los médicos están alerta. El corazón de Manolo se ha debilitado con el agite de las audiencias. El Triunvirato Presidencialista está tras la joya de la Corona, y donde manda capitán, no manda marinero, a no ser que el marinero produzca una rebelión con la tripulación a bordo y mande al papayo al capitán.

Esta es la verdadera razón que domina el sainete de la operación La Heroica I. Desearía que metieran preso a todos los culpables, pero también a los determinadores de la corrupción macondiana anidada en la Casa de Nariño y en el Capitolio Nacional. Pero dime, juez de garantía de esta vista pública, ¿comeremos alcalde y contralora?