Categorías
Análisis

«En la boca del horno se le quemó el pan» a los gremios y a Blel, Pedrito Pereira nombrado alcalde

«Quiero la unidad de los cartageneros», primera declaración del alcalde

Pedrito Pereira, nuevo alcalde de Cartagena, en familia. «Quiero la unidad de los cartageneros».Foto cortesía.

«Y en la boca del horno se le quemó el pan». A pesar de la oposición del expresidente Andrés Pastrana y de la senadora conservadora Nadia Blel, y de que ya estaba cocinada la decisión de que Antonella Farah iba a ser la escogida, finalmente la mayoría parlamentaria del conservatismo se impuso para que el presidente Iván Duque nombrara —en la noche de este martes 18 de septiembre— al expersonero y exparlamentario Pedrito Pereira Caballero como alcalde encargado de Cartagena.

Con esta decisión presidencial, se suple el vacío dejado por Antonio Quinto Guerra Varela, cuya elección fue suspendida transitoriamente hasta cuando se resuelva de fondo una demanda de nulidad electoral presentada por la Procuraduría.

Mientras tanto, la Sala de Restitución de Tierra del Tribunal Superior de Cartagena declaró improcedente una acción de tutela impetrada por el excandidato a la alcaldía Javier Bustillo, ya que la suspensión del acto de elección de Guerra no está en firme. Esto quiere decir, que Pedrito Pereira gobernará con relativa tranquilidad hasta que termine el proceso contra el acto de elección de Quinto. Por lo menos el Tribunal Administrativo durará un año para tomar una decisión de primera instancia que seguramente será apelada por cualquiera de las partes. Si es apelada y es contraria, Quinto nunca regresaría, salvo que haya un fallo a favor antes del 31 de diciembre del 2019.

Luego de un análisis sobre las entrevistas a los ternados y a los vaivenes de la terna, en el artículo que titulamos El presidente Duque pasó al tablero a terna y designaría alcaldesa de Cartagena a Farah, pronósticamos:

«Según las razones expuestas, el nombramiento de Farah está asegurado. Pero como decía mi mamá, «en la boca del horno se queman los panes».

Efectivamente, cuando ya estaba cocinado, «en la boca del horno el pan se le quemó» a los gremios y a la senadora conservadora Nadia Blel que lucharon para incluir en la terna de aspirantes a la alcaldía, a la dirigente gremial Antonella Fara Louis. Contra la Farah se desató una carnicería en las redes sociales y en algunos medios de comunicación que difundieron hechos donde estuvieron involucrados el esposo y sus familiares.

«En la boca del horno»

Se esperaba que el nombramiento se hiciera el lunes, pero un grueso número de la bancada conservadora abogó por el nombramiento de Pedrito Pereira en un momento donde el presidente Duque necesita la mayoría parlamentaria para evitar la moción de censura del ministro de Hacienda Rafael Carrasquilla y garantizar el apoyo disciplinado de los conservadores para otros proyectos legislativos. Si Duque hubiese nombrado a Farah, la mayoría conservadora se le hubiese venido en contra. Farah solo tenía el apoyo de Nadia Blel y David Barguil, de Córdoba. Este hecho se convirtió en una derrota de los gremios económicos de la ciudad que votaron masivamente por Duque, y de la senadora Nadia Blel, quien se dio la pela por incluir en la terna a Antonella Farah. El comunicado presidencial dado a conocer esta noche dice:

«Luego de realizar una evaluación de los ternados, el Presidente de la República ha decidido designar a Pedrito Tomás Pereira Caballero, como nuevo alcalde de Cartagena de Indias. Así mismo, el Jefe de Estado ha delegado a la Vicepresidenta de la República, Dra. Marta Lucía Ramírez, como veedora y supervisora de los compromisos adquiridos por el Dr. Pereira en aras de garantizar una administración eficiente, transparente y de cara a la ciudadanía».

La alcaldesa encargada, Yolanda Wong, gobernó 5 veces más que Quinto. Alcanzó a contratar en forma directa más de $80 mil millones. Creó su propio eslogan: «Cartagena se mueve». En el correo de las brujas me dijeron que se prepara como candidata a la alcaldía, pero Juancho García quiere que sea candidata a la gobernación. ¿Qué opinas?

El curso de los acontecimientos se modificó por la correlación de fuerza de la bancada parlamentaria más afín a Pedrito Pereira, puesto que su paso por el parlamento le granjeó buenas relaciones y su entrevista con el presidente fue la de mayor fluidez. ¿Por qué el conservatismo se desgató demasiado y sometió a la ciudad a una incertidumbre con una interinidad que mantenía a Yolanda Wong en la alcaldía? En política criolla, las cosas no son muy lógicas. Y los juegos de intereses mezquinos van en contra de los intereses colectivos. El peso específico de Juancho García Romero se hizo sentir con la permanencia de Wong durante estos casi cuatro meses donde lograron contratar por la vía directa más de $80 mil millones, de acuerdo a la investigación de Funcicar. Como periodista de investigación, le pondré la lupa a estos contratos firmados por la alcaldesa encargada, pues, debe haber consecuencias fiscales, penales y disciplinarias.

«Seré un alcalde de unidad»

Una vez se conoció el decreto presidencial, Pedrito Pereira dijo:

«Seré un Alcalde que promueva la unión de los Cartageneros. No voy a dividir, sino, a sumar. Le llegó la hora a Cartagena, de superar la polarización, trabajando unidos para alcanzar los grandes retos y desafíos que tenemos que afrontar. Como demócrata, me corresponde sacar adelante el programa de Gobierno que en las recientes elecciones obtuvo el apoyo mayoritario de los cartageneros».

Pedrito Peira dijo que su administración será una Alcaldía de puertas abiertas, que privilegiará la eficiencia y los resultados concretos. Si esto es así y no promesa de cumbiambero, Pereira Caballero precisará del apoyo de las fuerzas estratégicas de Cartagena para que le vaya bien durante el tiempo que dure su encargatura. Lo primero que debe hacer Pereira —si quiere poner en práctica ese enunciado de unidad— es pedirle la renuncia a todo su gabinete distrital, y conformar otro que responda por un verdadero Pacto por Cartagena. Su gabinete no puede ser una colcha de retazos.

El nuevo alcalde sabe que no tiene tiempo. Y no puede dudar para actuar. No se aceptan posiciones duditativas. El nuevo gabinete debe anunciarlo una vez se posesione. Los actuales secretarios y directores de instituciones descentralizadas del Distrito, deben renunciar «ipso facto». Si no lo hacen, Pedrito puede declararlos insubsistentes y tendrá el apoyo de la ciudadanía.

En efecto, Pereira Caballero dijo:

«No tenemos mucho tiempo, pero si mucho compromiso y decisión, para que la Alcaldía de Cartagena, recupere la normalidad institucional, el liderazgo y la capacidad de obtener resultados a través de 4 grandes propósitos: (1) La eficiencia y transparencia de la gestión administrativa, (2) La seguridad y convivencia ciudadana, (3) La disminución de la pobreza, y, (4) La reactivación económica».

Las sabias palabras de mi madre Teresa de Jesús Moreno Martínez la resumía en esta frase: «En la boca del horno se quema el pan». Tú no puedes alzar los brazos si no estás seguro de tu triunfo. Una lección que aprendió Antonella Farah y Nadia Blel. Ahora, Pedrito Pereira debe concentrarse a gobernar a Cartagena sin mirar a quien, ¡si lo dejan!

Categorías
Análisis

El presidente Duque pasó al tablero a terna y designaría alcaldesa de Cartagena a Farah

Antonella Farah mira al presidente Duque, quien lee una de las 20 preguntas formuladas. Cortesía.

A las 3:30 de la tarde de este jueves, el presidente Iván Duque pasó al tablero en la Casa de Huéspedes a cada uno de los integrantes de la terna, de la cual designará, antes del lunes 17 de septiembre, al próximo alcalde o alcaldesa de Cartagena mientras dure la suspensión provisional del acto de elección de Antonio Quinto Guerra Varela proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar al admitir una demanda de nulidad de la Procuraduría el pasado 25 de mayo por presunta inhabilidad del elegido.

El presidente Duque se apersonó del ejercicio de designación del reemplazo de Quinto al formular 20 preguntas elaboradas por su equipo de asesores con base en estudios realizados por Funcicar y Cartagena Cómo Vamos. Precisamente las directoras ejecutivas de estas entidades, Carolina Calderón y María Claudia Peña, respectivamente, fueron invitadas por presidencia para que sirvieran como observadoras directas, junto con Hernando Andrade, presidente del partido Conservador, de las tres entrevistas y la firma de un Pacto de Buen Gobierno para Cartagena basado en 6 puntos: relaciones transparentes, presentar su declaración de renta, garantizar la verificación de la ejecución del presupuesto, revelar las relaciones contractuales de familiares, austeridad y combatir la corrupción.

Pedrito Pereira, Oscar Torres y Antonella Farah, como obedientes estudiantes, firmaron el pacto que el mismo presidente le puso en el escritorio. El primero que lo hizo fue Pedrito Pereira. Los tres fueron competentes y mostraron sus capacidad y su perfil en las respuestas de dos minutos, según manifiesta Carolina Calderón, una de las observadoras. Carolina —para despejar suspicacias que se regaron como pólvora en el medio político local — dijo:

«Conozco a los tres, tenemos amigos comunes y fueron invitados a la celebración de los 25 años de Funcicar. Me tomé la foto con Antonella Farah porque ella me lo pidió. Si Oscar Torres me hubiese pedido que me tomara una foto con él, lo hubiese hecho. Pedrito Pereira no fue».

¿Por qué Farah?

El presidente Duque, Pedrito Pereira y las observadoras María Claudia Peña AranaCarolina Calderón Guillot, junto con el parlamentario Hernando Andrade. Foto Presidencia.

¿Por qué el presidente de la República, Iván Duque —y no su ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez— asumió directamente el proceso de designación del próximo alcalde o alcaldesa de Cartagena? Es la pregunta que todo analista debería hacerse. De acuerdo al análisis político, hay dos razones fundamentales que hacen sospechar que Duque se inclinará por Antonella Farah.

Primera razón. Existe una alta desconfianza del presidente Duque con la clase política de Cartagena. A pesar de recibir apoyo unánime de esos mismos políticos, Duque no confía ni de los mismos conservadores. Esta tesis es cierta, porque si no fuera así, desde hace más de un mes hubiese nombrado sin ningún problema al exparlamentario Pedrito Pereira, quien se encontraba debidamente habilitado y con el apoyo del partido conservador. Debido a que la primera terna fue cuestionada por la inhabilidad de Roxana López Fernández, algunos sectores conservadores como William Montes y el uribismo local quisieron incluir al exministro Fernando Aráujo, pero encontraron fuerte oposición de la senadora conservadora Nadia Blel. A raíz de esta situación —puedo decir con con grado de certeza— se resquebrajaron las relaciones de Montes y de Blel. Ante esa situación, dieron ingreso a la terna a Antonella Farah, representante de los gremios económicos.

Oscar Torres, mira al techo para responderle al presidente Duque una de las 20 preguntas. Cortesía.

Segunda razón. Farah Louis, economista con experiencia en relaciones públicas y de gobierno, tiene mayor acercamiento con los gremios económicos de la ciudad a través de la Asociación Náutica de Colombia, Asonáutica, de la cual fue su directora ejecutiva. No hay que olvidar que los empresarios ricos de la ciudad fueron los que pusieron la plata para que los trabajadores de sus empresas, incluyendo a sus familias, fueran a votar masivamente por Iván Duque, en la segunda vuelta. Las maquinarias políticas no fueron aceitadas por sus líderes, y esto lo tiene presente el presidente Duque. La lógica política es que esa deuda la puede pagar nombrando una alcaldesa de las entrañas de los gremios económicos de la ciudad, como lo hizo el presidente Santos y su ministro del Interior, Fernando Carrillo —hoy Procurador General— en 2012 al nombrar a Bruce McMaster como alcalde encargado.

El presidente Duque al pasar al tablero a la terna con las entrevistas, el pacto y el escenario de la Casa de Huéspedes, muestra su talante. Fueron hechos inéditos de Iván Duque para que el «parampampam» del nombramiento quede en manos de los gremios, es decir, de Antonella Farah Louis, una monteriana con corazón cartagenero sin ninguna tacha personal, porque de lo único que se le podría acusar es de pertenecer al «cartel del suero», como se le dice cariñosa o despectivamente a los cordobeses que se han destacado en el mundo económico, político, intelectual o cultural cartagenero. Según las razones expuestas, el nombramiento de Farah está asegurado. Pero como decía mi mamá, «en la boca del horno se queman los panes».

Categorías
Análisis

A ritmo de jazz, gobernador Dumek mostró su liderazgo regional con el presidente Duque

∗Los que pretenden suceder a Dumek también se hicieron presentes en el VII Festival de Jazz

Aquí el presidente Duque al lado de Dumek y todos los gobernadores que asistieron a la cumbre en Mompox. Cortesía Bolívar Sí Avanza.

Cuando el presidente Iván Duque Márquez se dió el paseito por la albarrada de Mompox, en el marco de la cumbre nacional de gobernadores y del Festival de Jazz, el mandatario de Bolívar, Dumek Turbay Paz, reafirmó su liderazgo regional con proyección nacional, confirmando lo que se intuye en los mentideros políticos. Este liderazgo podría llevar a Dumek a ser un candidato seguro para ministro o senador de la República, una vez termine su periodo. Pero para que esto suceda, el mandatario bolivarense debe luchar por su autonomía política—administrativa, ya que los barones políticos y financistas electorales de nuestro departamento son voraces en su apetencia burocrática y contractual.

Si Dumek se decide, podría ser indiscutiblemente el próximo líder con mayor capital político de la región Caribe, ya que a nivel nacional se presentará una transformación de las estructuras de los partidos políticos y, por ende, de los liderazgos nacionales y regionales. Viviremos un período de transición donde el poder político local y regional tenderá a ser menos seguro para los políticos tradicionales acostumbrados a vivir del clientelismo y la compra—venta electoral. El caso de la electa senadora Aída Merlano, simplemente es una alerta de que el país no puede seguir soportando los mecanismos tramposos del sistema electoral colombiano. El ciudadano debe saber que si cambia su voto por dádiva o dinero no solo es un delito sino que también es un perjuicio directo para su calidad de vida. Es decir, es un mal negocio. (Leer: ¿El Imperio del Fraude Electoral? Char, Vargas, La Gata. El caso Aída Merlano).  En este artículo publicado el 25 de marzo de 2018, dije:

«La caída de la bella y astuta Aida Merlano Rebolledo en los brazos del CTI acusada de fraude electoral, los medios de comunicación del país y, en especial los de Barranquilla, la han enfocado como si fuera una operación aislada de la senadora electa, pero la realidad es otra. Su elección fraudulenta es simplemente un botón de muestra de un fraude descomunal que se orquestó en una reunión de alto turmequé celebrada en la casa de Fuad Char, patriarca de la familia, y en la cual estuvo presente el hoy candidato a la Presidencia de la República, Germán Vargas Lleras, y un emisario de los gatos: William Montes».

Esa refinada maquinaria para el dolo electoral no es de uso exclusivo de la senadora Aída Merlano, ya que fue heredada de su casa matriz, los Gerleín Echeverría, que por muchos años fue liderada por Roberto Gerleín, quien entró en contradicción con su hermano, Julio Gerleín y aceptó que todos los políticos usan la misma maquinaria aceitada con incentivos y dinero. Pero también es el mismo formato que se usa en cada departamento de la región Caribe y los barones electorales tradicionales del país. Incluso, ese formato lo usan para elegir desde ediles hasta senadores. Pero esto va a cambiar.

Dumek debe gobernar en el último tramo de su mandato con autonomía. Sus aliados fueron reelegidos. Sus financistas atendidos. Todos están despachados. En realidad, desde abril de este año comenzó a sentirse el sello Dumek. Ya no acepta exigencias de sus aliados ni de sus financistas. Y esto, por supuesto crea malestar entre sus antiguos aliados. Son aliados desbocados, depredadores del presupuesto público. Entre más se le da, más exigen. Les importa un comino si los dineros públicos son invertidos debidamente o no.  Pero a Dumek sí le importa. Él sabe que si le da un contrato a fulano de tal para satisfacer sus apetencias y no las necesidades de la comunidad, quien quedaría mal para la posteridad no será fulano de tal sino el mismo Dumek. ¿Acaso su futuro no está retratado con el caso de su antecesor Juan Carlos Gossaín? Fue el gobernador que hizo posible rescatar a la gobernación de Bolívar inmersa en un archipiélago de intereses donde financistas y políticos mandaban en cada secretaría como si fuera su finca, pero cedió a la voracidad de sus aliados al aceptar negocios políticos que, a las claras, perjudicó el interés público. Ejemplo, el negocio de enfermedades de alto costo como la hemofilia, que la Secretaría de Salud debió asumir por valor de $92 mil millones.

Dumek abraza a Totó después de firmarle el decreto de honores por su papel en el rescate de los valores culturales y artístico de Colombia para el mundo. Totó hizo un cierre espectacular del festival de jazz. Observan Lucy Espinosa Díaz, directora de Icultur y Jairo Martínez, uno de los presentadores. Foto Camilo Torres

Los que conocen a Dumek Turbay Paz saben que goza de un carácter propio. Tiene autonomía. Y también su ego. Pero el ego de sus aliados es inmenso como sus aspiraciones burocráticas y contractuales. Y todo tiene un límite. Tal vez ese liderazgo ha marcado una diferencia con algunos de sus aliados políticos que le ayudaron a derrotar a la hoy alcaldesa encargada de Cartagena, Yolanda Wong. Incluso Lidio García, su propio primo hermano ha expresado en privado cierto grado de malestar.¿Por qué Lidio está molesto con su primo si pasó de un modesto senador —conocido por ser un buen intérprete de «la arranca teta» y esposo de Rosario Romero— a ser el principal barón electoral del partido Liberal a nivel nacional con 117 mil votos y el más votado de Bolívar con 85 mil? Lidio García Turbay obtuvo hace 4 años 55 mil votos y era la votación número 30 de su partido. O Daira Galvis, quien, sin el apoyo de su fiel aliada María del Socorro Bustamente (QEPD), obtuvo  73.687 votos, 42.429 en Bolívar. Si uno mira fríamente las cifras electorales de los aliados de Turbay, fue un gran negocio para los políticos dicha alianza, porque le multiplicó su caudal electoral. ¿Quieren más?

Ningún aliado con apetito burocrático voraz acepta que se encuentra satisfecho, aunque las evidencias indiquen que fue atendido. ¿Puedes satisfacer a plenitud las exigencias de Alfonso Hilsaca, Enilse López y los demás financistas? Es posible que sí, ya que es solo una transacción comercial que tiene un techo máximo. Pero satisfacer los deseos de nuestros políticos regionales es casi imposible, ya que entre más tienen, más quieren. Y ahora a muchos de estos políticos se les escucha decir —entre dientes— que Turbay Paz se quiere quedar con todo—todo.

La independencia de Dumek

Para ser independiente se necesita ser consciente de lo que se tiene, de lo que es uno mismo. Es decir, se necesita carácter propio. Y Dumek lo tiene. Ya sus aliados están despachados. Ahora necesitamos apoyar al gobernador Turbay Paz para que cumpla con su programa de gobierno y el plan de desarrollo Bolívar Sí Avanza. Recordemos que el voto para la elección de un mandatario es programático. Su libertad es fundamental para cumplir con ese mandato y no el de sus aliados. Las fuerzas de opinión de Bolívar deberán discernir —para este último año que le queda de gobierno— entre un Dumek secuestrado por sus aliados y financistas o un Dumek libre para tomar decisiones esenciales que mejoren la calidad de vida de los bolivarenses.

Pero la batalla más importante que deberá librar Dumek Turbay Paz es la declaración de independencia frente a sus aliados y políticos. Para esto deberá estrechar su relación directa con sus gobernados. Deberá atender sus clamores en salud, donde el sistema está a punto de colapsar por la crisis financiera de la red hospitalaria;  mejorar la calidad de vida de los bolivarenses, donde existe una alta tasa de mortalidad por enfermedades asociadas a la pobreza; debe afianzar la construcción y fortalecimientos de los valores culturales, y estimular el emprendimiento económico en los centros urbanos. Pero también velar que los dineros invertidos en planes y programas cumplan con su cometido y no se los embolsillen sus aliados.

Los posibles sucesores de Dumek, ¿a ritmo de jazz?

Hernando Padauí, made in Magangué, renunciará en octubre como Representante a la Cámara y se lanzará a la gobernación de Bolívar. Vive la crisis de los 50 como el padre Linero, pero no por soledad sino porque quiere ser gobernador. Foto de Camilo Torres.

Bolívar Ganador, de Gossaín, murió y dio nacimiento a Bolívar Sí Avanza, de Turbay. Se avanzó mucho en la organización política-administrativa y en obras de infraestructura. Dentro de un año morirá Bolívar Sí Avanza, ¿y qué vendrá? No lo sabemos. Pero lo que sí sabemos es lo que quieren los bolivarenses. Quieren un sucesor más independiente y menos atado a sus aliados políticos y financieros. Quieren un gobierno que avance en el aspecto de la calidad de vida del bolivarense. Quieren un gobernante que trascienda más allá de «¿cómo voy allí?» a la pregunta «¿eso sí le sirve al pueblo?»

Vimos en el segundo día de VII Festival de Jazz de Mompox a Vicente Blel hijo, exconcejal de Cambio Radical de Cartagena, pero no hablé con él, lo vi inaccesible. Estaba en el fondo del auditorio donde se coloca el pueblo raso de Mompox por fuera de la zona VIP, puesto que no quise entrar por reacción a que no me le dieron manecilla a mi nieta Lucía. Vi a Carlos Feliz, exsecretario del interior de Dumek Turbay. Feliz, de la U y aliado de Juancho García, me confirmó que su renuncia se debió a que tiene la intención de suceder a Dumek. No vi a Luis Daniel Vargas, quien después de 16 años de tener una muerte política decretada por la Procuraduría, quiere revivir con una candidatura a la gobernación. Tampoco vi a Álvaro Redondo, del partido Liberal, pues se encontraba recorriendo un barrio de Cartagena. Redondo es un buen candidato que está buscando apoyo.

Con quien conversé en el último día del festival fue con Hernando Picho Padauí Álvarez. No tengo ninguna afinidad política con Padauí, pero hasta ahora es el pretendiente más fuerte que tiene la gobernación de Bolívar, incluso más fuerte que Vicente Blel hijo, quien de entrada tiene el apoyo de su hermana la senadora Nadia Blel.

Picho Padauí entró en los 50 —como el padre Linero— y tiene una crisis existencial. Le da miedo no la soledad sino a seguir haciendo el mandado, la gestión, la tarea por delegación popular para que las palmas se las lleven otro.  Ahora quiere hacerla directamente como mandatario del departamento. Quiere suceder a Bolívar Sí Avanza con Bolívar Ganando con Nando.

¿Con Picho Padauí seguirá ganando Bolívar? No lo sé, pero lo que si sé es que Padauí, una vez renuncie en octubre, será imparable y lo podríamos ver un año más tarde como el sucesor de Dumek Turbay Paz. ¿Por qué? Su historia política indica que es un ganador. Sufrió una derrota de Los gatos cuando éstos ganaron la alcaldía de Magangué que lo llevó a asilarse en los Estados Unidos donde sobrevivió sirviendo en valet parking o de mesero. Padauí se fue corriendo porque lo amenazaron de muerte. Y luego de estos episodios, lo vimos elegirse como representante a la Cámara. Y hoy es el barón electoral de Bolívar más poderoso junto con Lidio García. Es decir, que está pasando por su mejor momento político. En la crisis de los 50, Nando quiere seguir con Bolívar Ganando y si tiene los cojones de renunciar a su curul de Representante a la Cámara para lanzarse a algo incierto, ya tiene la mitad del camino recorrido para llegar al salón amarillo. (¿Será que la sede del gobernador regresará al sitio de donde nunca debió salir, puesto que el actual edificio en Turbaco se cae a pedazos y no cuenta con un sistema de alcantarillado adecuado?).

Regresemos con Dumek. La visita que hizo el presidente Duque al Festival de Jazz, en el marco de la cumbre nacional de gobernadores, no solo fue una cortesía presidencial a los momposinos sino que ha sido interpretada como un espaldarazo a un gobernador que está brillando con luz propia en el concierto político nacional. Dumek construyó un liderazgo en la Federación Nacional de Departamentos presidida por el gobernador de Huila, Carlos Julio González Villa. También lo ha hecho en la Región Caribe junto con Eduardo Verano de la Rosa.

Como en el arte musical del jazz, Turbay Paz tiene su swing, su ritmo, donde cada instrumento tiene su propulsión rítmica de menos a más, sin aplastar el swing del otro. Dumek está tocando su instrumento. Y lo toca bien. Tiene ritmo, textura musical y un sello propio. Como dice el famoso manager artístico, Jairo Martínez, indiscutiblemente sabe mandar. Así como recordamos de que el festival de jazz de Mompox fue una creación de Juan Carlos Gossaín (gobernador 2012—2015), de la misma manera recordaremos que Dumek se desprendió de sus incómodos aliados para gobernar su último tramo con independencia y autonomía. ¿Lo podrá hacer? Indiscutiblemente que sí.