Categorías
Análisis

10 días de vida para candidatura de wong por virus maligno: la inhabilidad


Tal vez 10 días le quedan a Yolanda Wong para seguir bailando en la fiesta electoral por la alcaldía de Cartagena. Como alcaldesa encargada contrató en forma directa más de $81 mil millones con Edurbe.

Quizás 10 días de vida le queda a la candidatura de Yolanda Wong. Está moribunda. Tiene pronóstico reservado. Después de entrar a la UCI del Consejo Nacional Electoral (CNE) acusada de un virus maligno, el fantasma de la inhabilidad.

En la audiencia pública, donde participamos como solicitantes de la revocatoria de su inscripción a la candidatura de la alcaldía de Cartagena, se diagnosticó el virus maligno. ¿Cuándo adquirió ese virus maligno? Sin duda, el día de su inscripción, 25 de julio de 2019.

¿Cómo adquirió ese virus? Rompió el régimen de incompatibilidades establecido por la ley 617 de 2000, específicamente el artículo 38 numeral 7 donde se señala que los alcaldes o quienes los reemplacen, no podrán inscribirse como candidatos a corporaciones públicas o cargos de elección popular 12 meses después de haber dejado esa función pública.

¿Quién salvará a Yolanda Wong de la debacle del virus maligno? ¿El CNE? ¿El partido de la U? ¿Sus financistas? ¿Javier Cáceres Leal? Si el CNE obra en derecho, a la Wong no la salva ni Mandrake: en 10 días le darían la defunción de su candidatura.

El virus maligno

Después de la audiencia, la candidatura de Wong quedó moribunda. Tiene pronóstico reservado. Hasta el abogado defensor de la Wong, Héctor Alfonso Carvajal, lo traicionó el inconsciente. Dijo en plena audiencia:

“La doctora Yolanda Wong está inhabilitada”.

Y aunque fue un lapsus lingue, habló su inconsciente, porque los argumentos esgrimidos solamente le sirvieron para hundir más a su defendida que padece el virus maligno de la inhabilidad.

El abogado Carvajal, quien es o hizo parte del equipo de los Toncel, dijo que el artículo 38.7 se refiere a los alcaldes elegidos y no a los encargados. Esta es una interpretación exótica, ya que la jurisprudencia explica que la limitación de los 12 meses es para evitar que haya desequilibrio en un debate electoral.

Una exalcaldesa como Yolanda Wong, quien entregó hace 10 meses más de $81 mil millones en contratación directa con el Edurbe, que se presente como candidata a la alcaldía en el mismo período de gobierno, rompe el desequilibrio en el debate electoral y es una forma tramposa de adquirir ventaja sobre los demás.

El galimatías jurídico de Wong

El abogado Carvajal apeló a un galimatías jurídico que solamente lo entendió él. El mismo presidente de la audiencia del CNE, Luis Guillermo Pérez Casas, le llamó la atención exigiéndole respeto a los solicitantes, Raúl Bustamante y Lucio Torres.

La defensa de Yolanda Wong se basa en el concepto de que ella fue alcaldesa encargada y, por tanto, el régimen de incompatibilidades no le afecta.

Sin embargo, en la audiencia del CNE quedó evidenciado, por parte de los solicitantes, que la candidata violó el régimen de incompatibilidades (Ley 617 de 2000) cuando se inscribió el 25 de julio de 2019, ya que había dejado el cargo de alcaldesa el 20 de septiembre de 2019. El artículo 38.7 de la mencionada ley establece que la prohibición de los alcaldes, “o quienes lo reemplacen”, no podrán inscribirse como candidatos a cargo de elección popular dentro de los 12 meses después de la dejación de su cargo.

Como Yolanda Wong cumplió solo 10 meses hasta el día de su inscripción, 25 de julio de 2019, hizo trizas el régimen de incompatibilidades que establece 12 meses, por lo cual se produjo una inhabilidad sobreviniente.

¿Qué viene?

En esta semana se debe redactar la ponencia de Pérez Casas, magistrado que presidió la audiencia, y será debatida en la próxima plenaria del CNE, que hasta hora no se conoce fecha.

Si la ponencia de Pérez Casas le da la razón a los solicitantes de la revocatoria y la plenaria lo ratifica, tal decisión se le comunica a la Registraduría Nacional para que retire legalmente la candidatura de la Wong. Entonces el virus maligno habría diluido el sueño de la alcaldía de Cartagena.

En tanto que si la ponencia de Pérez Casas es exterminar el virus maligno de la inhabilidad, como lo señalan los solicitantes, es decir, positiva, pero la plenaria del CNE la rechaza, se debe hacer un nuevo sorteo para escoger a otro magistrado.

Si eso es así, se convocaría a una última plenaria antes del 27 de septiembre de 2019 para dar a conocer la suerte de la candidatura de la Wong. Como se ve, la campaña de Yolanda Wong entra a una muerte lenta por el virus maligno de la inhabilidad.

Categorías
Análisis

El voto por Wong es botarlo a la basura (III)

Una estrellada contra el muro los que apoyan a Yolanda. Es una candidatura espuria. Un voto inútil, es botarlo a la basura.

Votar por Wong es botarlo a la basura. Es un voto inútil. Y, en consecuencia, mantendría a Cartagena en una inestabilidad gubernamental por cuatro años más. ¿Por qué? Ella está inhabilitada. ¿Te acuerdas de Quinto Guerra? Se lo advertí a los cartageneros. Desgraciadamente tuve razón. ¿Quieres escucharme?

¿Cuánto perdimos los cartageneros y cartageneras con la elección inútil de Quinto Guerra? ¿Seguiremos con esa inutilidad en el ejercicio del voto como fundamento de la frágil democracia? Es botarlo a la basura

Botarlo a la basura

A la clase política tradicional de Cartagena no le conviene la inutilidad de una candidatura, mucho menos a toda la ciudad. Por lo menos, se debe tener un poco de decencia en presentar una candidatura idónea. Un voto para la «China» es botarlo a la basura. Si votaste por Quinto te debes estar mordiéndote la lengua. Un voto así, es botarlo a la basura.

Parece que es una conclusión dura. Si, es dura. La consecuencia de esa dureza es la conducta de la misma Yolanda Wong. Ella es responsable de sus actos, y el periodista no tiene responsabilidad en ello. Uno se limita a analizarlos basado en elementos fácticos.

Te puede interesar: Wong, ¡sí está inhabilitada! (I)

Una inhabilidad genérica

La arquitectura normativa colombiana para señalar que una candidatura es idónea debe superar como requisitos tres elementos subyacentes: (i) calidad del candidato, (ii) inhabilidad y (iii) incompatibilidad. Un candidato debe reunir la calidad de ciudadano, debe estar habilitado y no estar incurso en ninguna incompatibilidad.

Antes de inscribirse a la alcaldía de Cartagena, Yolanda Wong no estaba inhabilitada. Pero después de su inscripción, ocurrida el 26 de junio de 2018, rompió la prohibición que pesaba sobre ella. El numeral 7 del artículo 38 de la ley 617 de 2000, como régimen de incompatibilidades para aquellos que ostentaron el cargo de alcaldes, ya sea por elección o por encargo, dice:

Incompatibilidades de los alcaldes. Los alcaldes, así como los que los reemplacen en el ejercicio del cargo no podrán:
7. Inscribirse como candidato a cualquier cargo de elección popular durante el período para el cual fue elegido»
.

Artículo 38.7 de la ley 617 de 2000

Por ende, sería inútil un voto para la susodicha candidata. Sería inútil los miles de millones que se están invirtiendo en su campaña. Inútil su maquinaria aceitada. Inútil sus explicaciones. Votar por Wong es botarlo a la basura.

Está probado que ella fue alcaldesa encargada hasta el 19 de septiembre. Está probado que ella se inscribió el 26 de junio de 2019. ¿Te lo explico con plastilina? ¿Es inútil que se lo explique a ella? ¿Qué piensa Juancho García, Javier Cáceres y los demás financistas de su campaña?

Te puede interesar: La inhabilidad de Wong no es un cuento chino (II)

Nulidad

¿Se configuró la causal de nulidad de la inscripción de Yolanda Wong Baldiris al hacerlo antes de los 12 meses después que se desempeñara como alcaldesa encargada de Cartagena hasta el 19 de septiembre de 2018? Sin ningún titubeo, la respuesta es un sí rotundo. Su inscripción fue el 26 de julio, es decir, 10 meses y 14 días. O sea, dentro de los 12 meses de la prohibición establecida por el artículo 38.7 de la ley 617 de 2000.

Si en el hipotético caso la candidata es elegida alcaldesa el 27 de octubre de 2019, ¿sería nula dicha elección? Por supuesto que sí. El numeral 5° del artículo 275 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (CPACA), establece que es nula una elección cuando:

«Se elijan candidatos o se nombren personas que no reúnan las calidades y requisitos constitucionales o legales de elegibilidad o que se hallen incursas en causales de inhabilidad;»

Numeral 5 del artículo 275 CPACA

Es un voto inútil. Es botarlo a la basura.

La jurisprudencia

Hoy, después de 19 años del régimen de incompatibilidades, la jurisprudencia de la Corte Constitucional y, en particular, del Consejo de Estado, es clara. Es nula de toda nulidad la violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades establecido por la ley 617 de 2000.

Antes de la ley 1475 de 2011, la prohibición temporal era de 24 meses, pero debido a que la Sentencia C-490 de 2011 unificó el extremo temporal, hoy se redujo a 12 meses, tal y como lo tienen los congresistas.

La Sección Primera del Consejo de Estado dentro de la jurisprudencia reciente siempre ha tenido dos aspectos claros: (i) el extremo temporal final de la prohibición contemplada en el numeral 7º del artículo 38 de la Ley 617 de 2000 es de 12 meses y no 24; y (ii) que la prohibición se cuenta hasta la inscripción y no hasta la elección. Estas dos condiciones se cumplen en el caso de la candidata de marras.

La sentencia No 11001-03-28-000-2015-00051-00 contra Oneida Pinto dice:

«Recientemente, con absoluta claridad, la Corte Constitucional mediante sentencia SU-625 de 2015 se pronunció, respecto del elemento temporal de la inhabilidad y precisó que su extremo temporal final evidentemente lo materializa la fecha de la inscripción y no de la elección.»

Sentencia No 11001-03-28-000-2015-00051-00 Sección Quinta Consejo de Estado.

Para la Sala Electoral del Consejo de Estado no cabe duda de que la prohibición de los artículos 38.7 y 39 de la Ley 617 de 2000 tiene como extremo temporal final la fecha de inscripción.

No hay duda. La fecha para tener en cuenta es el día de la inscripción y no de la elección. Sentencia: ¡Yolanda Wong Baldiris está inhabilitada! El voto por ella es botarlo a la basura.

Categorías
Análisis

La inhabilidad de Wong no es un cuento chino (II)

Yolanda «China» Wong con el concejal Rodrigo «Champe Reyes», el rey de las OPS. La fuerza de la inhabilidad.

El régimen de inhabilidades e incompatibilidades que se le debe aplicar a Yolanda Wong es el artículo 38 de la ley 617 de 2000. El tiempo que transcurrió entre su retiro como alcaldesa y su inscripción como candidata a la alcaldía es de 10 meses y 12 días. Su inhabilidad puya el ojo. Por tanto, la inhabilidad de Wong no es un cuento chino.

El enfoque de la inhabilidad de Yolanda Wong parte de que fue alcaldesa encargada dentro de los 12 meses antes de la inscripción y no del día de las elecciones. Si ella hubiese sido nada más Secretaria del Interior, su inhabilidad hubiese sido discutible, como lo fue el caso de Quinto. Pero el caso de Wong es tan claro que realmente puya al ojo.

Advertencia

Cuando advertimos de la inhabilidad de Antonio Quinto Guerra, algunos parientes se fueron lanza en ristre contra mí. No me escucharon. No tenía nada personal contra Quinto. En los diferentes artículos que publiqué insistí de su inhabilidad hasta cuando fue elegido alcalde. Y no escribí más nada sobre el caso hasta cuando el Tribunal Administrativo de Bolívar se pronunció y lo suspendió.

De la misma manera publicaré varios artículos bien documentados sobre la inhabilidad de Yolanda Wong. Si me quieren oir que me oigan. Pero Cartagena no merece ser sometida, por segunda vez, a una suerte de incertidumbre como cuando Quinto Guerra, quien no alcanzó a ser alcalde sino 14 días efectivos. Cartagena se merece otra suerte, y depende de sus electores.

Le puede interesar: Wong, ¡sí está inhabilitada!

Escuche procurador

Al oído del procurador Fernando Carrillo. Yolanda Wong se retiró como alcaldesa encargada de Cartagena el día que Pedrito Pereira se posesionó como alcalde designado por el presidente Iván Duque mediante decreto 1790 del 19 de septiembre de 2018.

Yolanda Wong fue designada alcaldesa encargada por el presidente Juan Manuel Santos a través del decreto 949 del 3 de junio de 2018. O sea que la Wong duró tres meses y 16 días en reemplazo de Antonio Quinto Guerra.

El Consejo de Estado establece una metodología para verificar la inhabilidad de un servidor público. Señala que se debe tener en cuenta dos extremos del tiempo. Uno que indica el inicio y el otro que marca el final. Pero es la misma Corte Constitucional la que cierra el caso de las inhabilidades con su jurisprudencia.

«Así las cosas, la Corte no solo mantuvo incólume la postura adoptada por la Sección Primera del Consejo de Estado en la que se determinó que el extremo temporal final de la inhabilidad era el de la inscripción, sino que además avaló dicha tesis al sostener que la prohibición implicaba que “quien hubiese ejercido como gobernador (o alcalde, que es nuestro caso) y se inscriba como candidato a cualquier cargo o corporación de elección popular dentro de los doce (12) meses siguientes a la cesación de sus funciones, incurre en causal de inhabilidad”.

Sentencia SU-515 de 2013

Le puede interesar: Mala comprensión lectora del «amante bandido» de la exalcaldesa Yolanda Wong.

No es un cuento chino

La inhabilidad de Wong es diciente. No es un cuento chino. Las inhabilidades e incompatibilidades para la gobernación como para la alcaldía son iguales. La fecha que mata la aspiración de Yolanda es el extremo final temporal, la fecha de inscripción: 26 de julio de 2019. Si fuera la fecha de elección, 27 de octubre de 2019, su aspiración quedaría incólume.

La fecha que debemos tener en cuenta, y que se constituye en un extremo inicial del tiempo para establecer su inhabilidad, es el 19 de septiembre de 2018. En este día Pedrito Pereira se posesiona como alcalde encargado, y cesa sus funciones como alcaldesa encargada la protagonista de nuestra historia, Yolanda Wong.

El otro extremo del tiempo para establecer la inhabilidad, es el 26 de julio de 2019, día en que se inscribió como candidata a la alcaldía de Cartagena.

Se les fueron las luces a la China

Yolanda Wong es una prestante abogada especializada. Y tiene muy buenos amigos abogados. ¿Por qué se les fueron las luces? A veces el afán de amasar fortuna ciega a los seres humanos. Cuando se creyó que se le apareció la virgen con la encargatura, en realidad lo que se le apareció fue el abismo. Hoy está a punto de caer.

En aquella oportunidad dije que la popular China se podía quedar hasta diciembre de 2019, si así lo quería. Y lo hubiera conseguido con la ayuda de los exsenadores Juancho García y Javier Cáceres Leal, amigos de Álvaro Uribe y socios directos de la Wong.

Aunque una fuente cercana me manifiesta que Juancho García está molesto con la China porque ella sacó las uñas más largas que él en los negocios que gravitaron sobre Edurbe. Pero Wong quería asegurar la financiación de su campaña a la alcaldía, y los dos se necesitaban mutuamente.

Es decir, era un maridaje por conveniencia. El compromiso era que Juancho le consiguiera el aval con el partido de la U, ya que ella logró elegir a Alonso del Río a la Cámara y a su hijo Andrés Felipe al senado. Los negocios de la China son complejos y cuenta con un respaldo también complicado. Eso no le gusta mucho a Juancho pero ambos se atraen, porque tienen lugares comunes y, repito, se necesitan.

Cuando se le apareció la virgen

A Yolanda Wong se le apareció la virgen con la encargatura de la alcaldía. Juancho García y Sergio Londoño le hicieron el milagro. Ellos la recomendaron ante el presidente Santos.

¿Y cómo consiguió el apoyo de Sergio Londoño? Ella le daba afecto -cierto o fingido- a Sergio en los momentos difíciles de la alcaldía. Sobre todo en aquel difícil momento que atravesaba Londoño Zurek a quien nadie le paraba bola como alcalde encargado, y el procurador Fernando Carrillo le había jalado las orejas, por lo cual lanzó su célebre frase:

«¡Se van a joder!»

Definitivamente a la China Wong no la salva ni Mandrake. Votar por Wong es botar el voto. Su inhabilidad no es un cuento chino, es tan evidente que puya al ojo. ¿Pero le puyarán el ojo a los cartageneros por segunda vez? Señor procurador Fernando Carrillo, ¡usted tiene la palabra!